Category Archives: UNAM

Javier Flores: La ciencia en la oficina presidencial


Hola amigos de Tenoch, la mejor seleccion de articulos de la red

chquen este

Por primera vez en la historia de nuestro país se ha creado un área que se encuentra inmersa en la estructura de la Presidencia de la República, cuyas funciones están dirigidas específicamente a la ciencia. Se trata de la Coordinación de Ciencia, Tecnología e Innovación, que tiene como primer titular al doctor Francisco Bolívar Zapata, científico de primer nivel que conoce ampliamente la naturaleza del trabajo de investigación, los problemas que enfrenta y su potencial para contribuir al desarrollo económico y social de México.

Via:
La Jornada: Ciencias


Las aguas del Diluvio


De uno de nuestros Blogs favoritos les comparto este Post, a ver que opinan

aguas
Autor: Alaksandu

Introducción: el agua

Es más que evidente que no hay suficiente agua en la Tierra hoy en día como para cubrir toda la superficie hasta una profundidad de 1,7 millas (2,73 km), suponiendo que superficie de la misma se estabilizó después del Diluvio Universal, cosa que también notan algunos creacionistas (Catchpoole, Sarfati, Wieland & Batten, 2007). Según los geólogos diluvialistas, los continentes emergieron debido a que la profundidad media del océano es de 2,29 millas (3,7 km), sosteniendo que en la actividad geológica, durante y después del Diluvio Universal, bajaron las cuencas oceánicas, haciendo que el agua fluya de los continentes en las cuencas, dejando la tierra firme (Salmos 104:6-9).

1. Los mecanismos propuestos por la Geología del Diluvio:

El Dr. Walter Brown (ex jefe de Estudios Científicos y Tecnológicos en el Colegio de Guerra Aérea, y Profesor Asociado de la Academia Aérea de los EE.UU.), afirma que el diluvio universal narrado en Génesis 7, fue el mecanismo que originó los fenómenos geológicos, astronómicos y los agentes biológicos que conocemos en la actualidad.

El dosel de vapor de agua:

Si bien, el modelo del dosel de vapor de agua de la inundación es el que ha tenido mayor influencia en el creacionismo moderno, desde la década de los 60’s hasta los 90’s, con los libros The Genesis Flood (Whitcomb & Morris, 1961) y The World that Perished (Whitcomb, 1996), en realidad, tiene otro fundador. La mayoría de los modelos creacionistas de la fuente de las aguas se derivan de los escritos de Isaac Newton Vail (1840-1912), que era un maestro de escuela cuáquero, autodidacta en matemáticas, astronomía, latín y griego. Él es conocido por su sucesivamente refinada “teoría del anillo” o “Teoría del Dosel” (Vail, 1874-1886) un modelo en el que la Tierra primitiva tenía una serie de anillos acuosa como los de Saturno, de cristales de hielo que, de acuerdo con Génesis 1:6-8. En su trabajo The Earth’s Annular System (1912), extrapolando a partir de la Hipótesis Nebular (Emanuel Swedenborg, 1734), desarrolló, lo que él llama el sistema anular de la historia de la tierra, el que postula que nuestro planeta estaba originalmente rodeado de anillos similares a marquesinas de vapor de agua, las que, una a una, se desplomaron sobre la Tierra, resultando en una “sucesión de cataclismos estupenda, separados por períodos de tiempo desconocido” y en su caída progresiva, provocaron los cataclismos que enterraron a los seres vivos y crearon los fósiles. El diluvio del Génesis fue causado por “el último vestigio”, el que finalmente fue de mucha importancia geológica, y es la hipótesis utilizada originalmente para explicar los registros fósiles por los creacionistas, desde George McCready Price (Numbers 2006).

Posteriormente, la mayoría de los escritos proponen sólo un gran dosel que se desploma para la creación de la inundación (Dillow, 1981). Vardiman (1986), jefe del departamento de física de ICR, calcula que la base de la copa era de unos 7 km sobre la superficie de la Tierra –entre la Troposfera y la Estratosfera actuales- con una temperatura ambiente de la superficie de unos 30 ºC. Los detalles adicionales del muy poco probable ambiente antes del Diluvio, fueron calculados por Jorgensen (1990). Otros escritos creacionistas como el Austin et al. (1994), que evitan algunos de este problema haciendo que gran parte del agua de la inundación estuvo almacenada dentro de la tierra para estallar como las “fuentes del abismo”, descritas en la Biblia (Génesis 7:11; Génesis 8:2).

Esta hipótesis ganó adeptos entre los Testigos de Jehová, cómo el segundo presidente de la Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania, Joseph Franklin Rutherford (1869-1942) en su libro Creation (1927), y el físico de la Iglesia Adventista Robert W. Woods –que también fue un crítico de los supuestos en que se interpretaron los resultados de la datación por el 14C -, antes de recibir mención destacada y repetida en The Genesis Flood (1961).

Aunque la “teoría” de la bóveda de vapor ha caído en desgracia entre la mayoría de los creacionistas, las defensas recientes de la teoría se han intentado por Dillow (1981) y Vardiman (2003). Entre sus partidarios está el controversial creacionista de Tierra joven, Kent Hovind, que lo utiliza como base de su epónimo de “Teoría Hovind”, y el Pastor Lic. Dawlin A. Ureña de Ministerios Antes del Fin.

La Tectónica de Placas Catastrófica y la Subducción fuera de control:

En las últimas dos décadas, los mecanismos de inundación más propuestas se refieren, de una forma u otra, a el rápido movimiento de las placas tectónicas, como por ejemplo, “subducción fuera de control”.
Una forma específica de subducción fuera de control se conoce como “Placas Tectónicas Catastróficas”, propuesta por el geofísico creacionista John Baumgardner y apoyado por el Institute for Creation Research (ICR) y Answers in Genesis (AiG) – Snelling 2007-. Esto es el paso rápido de las placas oceánicas en el manto causado por un mecanismo de activación desconocido que aumentó las presiones locales del manto hasta el punto de que su viscosidad cayó varias magnitudes de acuerdo con las propiedades conocidas de los silicatos del manto. Una vez iniciado, las placas de hundimiento provocaron la propagación de la baja viscosidad a lo largo de las capas resultantes en la convección del manto fuera de control y culminando en movimientos tectónicos catastróficos arrastrando los continentes por la superficie de la tierra. Una vez que las placas oceánicas se formaron, que se cree que son más densas que el manto, el equilibrio se alcanzó. Al caer la presión, aumento la viscosidad, y la convección del manto fugitivo se detuvo, dejando la superficie de la Tierra reorganizada. Los defensores apuntan a las losas de subducción en el manto, que son todavía relativamente frías, lo que consideran como una evidencia de que no han tenido millones de años de temperatura de equilibrio (Baumgardner 2003).

La Tectónica de Placas Catastrófica, también, se asocia con la hipótesis creacionista de que el campo magnético de la Tierra invirtió su dirección muchas veces en rápida sucesión durante el diluvio universal que duró 1 año (Snelling 1991).

La Hidroplaca

Esta hipótesis sobre la formación catastrófica de las capas de rocas sedimentarias durante el Diluvio ha sido propuesta por Walter Brown en su libro “In the Beginning: Compelling Evidence for Creation and the Flood” (2008). La principal propuesta para el origen de las aguas del Diluvio es un catastrofismo masivo en los primeros 40 días del diluvio. La tierra antes del diluvio era una sola masa continental cubierta por exuberante vegetación. Las montañas eran más pequeñas que las de hoy, tal vez de algunos 3.000 m. La hipótesis es que la Tierra antes del diluvio tenía mucha agua subterránea (Génesis 2:5-6), la mitad de la que ahora esta en los océanos, que se hallaba en cámaras interconectadas formando una delgada capa esférica, de algunos 800 m de espesor, a unos 16 km de la superficie de la tierra. Entonces, la corteza terrestre se fracturó (tal vez por un impacto), el desgarramiento de la tierra comenzó con una grieta que creció en ambas direcciones a unos 5 km/s, buscando el sitio de menor resistencia circunvalando el globo en menos de 2 h, y conforme la grieta se abría alrededor de la Tierra, la corteza de rocas que la cubría se desgarró, haciendo que el agua subterránea que estaba bajo extrema presión debido al peso de los 16 km de corteza que tenía sobre si, explotase violentamente por la ruptura. Por esta rotura global, fueron liberadas las vastas aguas subterráneas (las “fuentes del grande abismo ‘) bajo una gran presión a la atmósfera, a una altura de casi 32 km (hasta la actual estratosfera). La enorme precipitación provocó lluvias torrenciales. Parte del agua que alcanzó la fría estratosfera se transformó en cristales congelados produciendo una masiva descarga de hielo que enterró, sofocó e instantáneamente congeló a muchos animales, tales como los Mammuthus. La enorme presión del agua que salía erosionó la roca a ambos lados de la grieta, produciendo increíbles volúmenes de sedimento y lodo sobre la tierra. Esto produjo que plantas y animales quedaran sepultados bajo estos sedimentos formando el actual registro fósil. Esta erosión abrió aun más la grieta, a la larga la apertura se abrió tanto que la roca comprimida debajo de la cámara subterránea se levanto hacia arriba creando la cordillera interoceánica. Las placas continentales o hidroplacas todavía con agua debajo de ellas se resbalaron, alejándose de la cordillera interoceánica que se levantaba. Las masivas placas continentales, en lenta aceleración, alcanzaron velocidades de hasta 70 km/h, entonces encontraron resistencia, se comprimieron y se doblaron. Las porciones de la hidroplaca que se doblaron hacia arriba formaron las montañas y las que se doblaron hacia abajo los grandes abismos.

El Modelo de Brown trata básicamente del agua, pero en la fase de la deriva continental incluye la siguiente actividad volcánica como resultado del movimiento tectónico rápido causado por la ruptura cada vez mayor en la corteza de la Tierra. Así, la ruptura inicial de la corteza terrestre bajo este punto de vista sería lanzar rocas y sedimentos fangosos en gigantescas fuentes de agua que a su vez conducen a la precipitación intensa (de acuerdo con el Génesis 7) para el período de 40 días. Estas fuentes eventualmente serían seguidas por muchas erupciones volcánicas grandes en el “Anillo de fuego” alrededor del Pacífico, todos con la fuerza del Krakatoa. Durante el Diluvio, en la parte superior del agua a cargo sedimentos, y, a veces mezclados con ellos, vastas capas de magma se derramarían catastróficamente, explotando en la atmósfera.

La lluvia en los primeros 40 días de la inundación implicó no sólo el retorno a la Tierra de los chorros de vapor caliente expulsado a la atmósfera (lo que en parte podría caer como granizo y nieve), pero grandes cantidades de restos de roca también. Muchos fósiles podrían haberse formado dentro de las primeras semanas de la inundación en este modelo. En los próximos 110 días, más capas de gran escurrimiento, y re-estratificación de los continentes ocurriría bajo los estragos de las aguas de la inundación. El drenaje final catastrófico de las aguas se produjo al final de la fase de la deriva continental cuando, después de agitación tectónica masiva, la tierra eventualmente re-apareció como la corteza terrestre se ha encontrado un nuevo equilibrio. Es significativo que el Génesis 8:03 habla de “regreso de sobre la tierra las aguas”.
Dentro del contexto del modelo de la hidroplaca, es totalmente factible –según los creacionistas- que muchas criaturas huyeran en vano por sobrevivir, y esperaríamos encontrar evidencia fósil de esto, como las pistas de barro posteriormente cubiertas rápidamente por los sedimentos.

2. Procesos relacionados al Diluvio Universal:

Si el diluvio global ocurrió realmente, entonces habría tenido un efecto radical sobre la geología, y los rastros de esa inundación serían observables hoy en día, por lo que los modelos de inundación deberían ser falsables. Como, el 80% de la corteza de la Tierra está cubierta por rocas sedimentarias, las que se formaron por deposición por agua, el viento o el hielo, precipitación de la solución, y / o el crecimiento en su posición por los procesos orgánicos (por ejemplo, los arrecifes de carbonato). Las capas de roca estratificadas, se han formado como sedimentos en suspensión asentadas fuera del agua en movimiento. Algunos geólogos de las inundaciones han propuesto que un diluvio global es la explicación más razonable para los medios, por los cuales, las capas sedimentarias llegaron a cubrir gran parte de los continentes.

A. Estratificación y Rápida deposición de lodo:

Los geólogos las inundaciones creen que los estratos de roca se entienden mejor como siendo rápidamente depositados durante el diluvio universal. Documentan su posición con las observaciones realizadas en los eventos catastróficos, como la erupción del volcán Mount St. Helens, en donde, capas estratificadas de hasta 400m de espesor formadas como resultado de deslizamientos, flujos piroclásticos, flujos de lodo, etc finas láminas de sólo 1 mm de espesor para alta más de 1 m formados en tan sólo unos pocos segundos cada uno. Un depósito de más de 25 m de espesor, o más de 100 que contienen finas capas acumuladas en un solo día el 12 de junio de 1980. Dada la supuesta incapacidad total de la datación radiométrica para fechar los estratos rocosos –según los creacionistas, obviamente-, los casos documentados como el Mount St. Helens para apoyar una interpretación catastrófica de los estratos de roca, y la pretendida incapacidad del uniformismo de explicar fosilización, los geólogos creacionistas han concluido que los estratos rocosos se interpretan mejor como habiendo sido establecidos rápidamente en una catástrofe masiva como el Diluvio Global de Noé.

B. Licuefacción:

La licuefacción de suelo describe el comportamiento de suelos que, estando sujetos a la acción de una fuerza externa (carga), en ciertas circunstancias pasan de un estado sólido a un estado líquido, o adquieren la consistencia de un líquido pesado. Es un tipo de corrimiento, provocado por la inestabilidad de un talud. Es un fenómeno frecuente en las arenas movedizas y en los terremotos, es el proceso por el cual el agua presionando hacia arriba desde debajo de la arena o tierra convirtiendo el arena en una suspensión. Algunos geólogos creacionistas, sostienen que durante la gran inundación global, se habría producido licuefacciones en una escala masiva. Ellos argumentan que en un escenario de inundación global, las mareas no tendrían obstáculos en los continentes, creando enormes olas que circundarían todo el globo.

Esto, en conjunto con los tsunamis por terremotos submarinos, erupciones volcánicas y deslizamientos de tierra, causaría Olas de Carga: alternancia de períodos de baja presión de alta y baja en el agua subterránea. Los períodos resultantes de licuefacción y no-licuefacción harían que los sedimentos formen capas en estratos. La acción geológica, mientras que los sedimentos todavía se licuan haría que los estratos se doblen sin problemas, en algunos lugares, mientras que los terremotos causarían discontinuidades radicales en los demás.

Estos geólogos del diluvio, sostienen que las licuefacciones masivas puede explicar fenómenos tales como bloques transportados, plumas de arena, carbón y depósitos de piedra caliza, la pureza casi total de los 500.000mi² (1.295.000 km²) de arenisca de St. Peter Sandstone, las suaves capas de roca de flexión y acuíferos, y que según los creacionistas, siguen siendo insuficientemente explicado por la geología general (Brown, 2008).

En contraste, los experimentos recientes de plumas del manto por geólogos creacionistas en el Creation Evidence Museum (CEM) en Glen Rose, Texas, han demostrado que el agua en movimiento siempre crea capas sedimentarias y la licuefacción siempre las destruye en todas las ocasiones. Dada la gran cantidad de capas sedimentarias de todo el mundo, la licuefacción, -argumentan los geólogos creacionistas-, han jugado un papel muy secundario en el registro geológico.

C. Corrientes de turbidez o Turbiditas:

Los corrimientos de tierra submarinos son corrientes de turbidez y consisten del desplazamiento de sedimentos saturados por el agua que fluyen hacia las profundidades marinas. Las turbiditas son sedimentos transportados y depositados por una corriente marina generada por la inestabilidad en la distribución de densidad del flujo de agua debida al contenido irregular de sedimento en suspensión. Por ejemplo, en el terremoto que ocurrió en la plataforma continental cerca de la costa de Terranova, en los Grand Banks, Nova Scotia (Canadá), del 19 de noviembre de 1929, la turbidita resultante cubrió más de 100.000 km², con un espesor promedio de 1m y un volumen de 100 km3. Para algunos creacionistas, como Ariel Roth, las turbiditas son evidencia del Diluvio –aunque no lo prueban- ya que, se forman rápidamente bajo el agua y son abundantes en las capas sedimentarias sobre los continentes.

D. Estratificación Cruzada:

Las formas sigmoideas de las estratificaciones cruzadas, comúnmente encontradas en las formaciones de areniscas, se suelen atribuir a condiciones desérticas de “dunas de arena”. El ángulo alto de la estratificación cruzada es consistente con las dunas de arena sub-aéreas. Sin embargo, con mucha carga, las corrientes de agua de alta energía que fluye en el agua estancada también depositar alto ángulo subacuáticas camas cruzadas sigmoideas. El tamaño de las camas cruzadas sigmoideas está determinada por una combinación de profundidad y velocidad del agua (Flood, 1985). Según los creacionistas, las areniscas Coconino y las areniscas Navajo de Nevada, Arizona y Nuevo México son consistentes con la formación bajo las aguas.

E. Formación de Cañones

a) Cañones submarinos

Según, los geólogos del diluvio, a medida que los continentes se dividieron y desapareció la inundación, el agua fluiría en las nuevas zonas bajas, las que llenarían para convertirse en los mares, dejando los sedimentos que se sequen de su estado licuificado. La escorrentía durante este período predice la creación de amplias extensiones de cañones submarinos hasta los ríos, como el nivel del mar sería mucho más bajo durante este tiempo, por lo que los ríos se mantendría lejos en ríos que hoy en día llamamos “mares”. Estas extensiones se encuentran en el Congo, el Amazonas, el Ganges y los ríos Hudson. Se extienden por miles de kilómetros bajo el agua, miles de metros bajo en el mar, son más profundos que el Gran Cañón en algunos lugares, y aunque no es bien entendido por la comunidad científica dominante, generalmente se entiende que han desarrollado cuando los niveles del mar eran significativamente inferiores al actual. Los geólogos de la inundación sostienen que tales extensiones de cañones submarinos se formaron cuando las aguas retrocedieron desde los continentes.

b) Cañones terrestres
Los geólogos de la inundación también concluyen que los cañones de la tierra, tales como el Gran Cañón, se formaron, probablemente cuando el lodo catastrófico caliente se desliza, como fue observado durante la erupción del Mount St. Helens, que ha, tallado un cañón de 140 pies (42,67 m) de profundidad y 17 millas (27,35 Km) de largo en un solo día, y además, produjo en menos de un día una serie de finas capas sedimentarias de un espesor de 25 pies (7,62 metros).

F. Formación de Loess

Loess es un término geológico que se refiere a los depósitos de sedimento (sedimento de partículas de 2-64 ? de diámetro) que han sido establecidos por la acción del viento (actividad eólica). Para los geólogos de la creación, los registros bíblicos del Génesis 8:1, nos dicen que, a medida que el viento sopló y retrocedido las aguas de la inundación, las cimas de las montañas habrían sido las primeras en ser descubiertas, y los sedimentos hidrológicamente ordenados de las áreas terrestres expuestas a continuación, serían llevados por el viento y depositados a otro lugar. Por lo tanto cabe esperar depósitos de loess que se asocian con grandes alturas.

La meseta de loess o meseta de Huangtu, en China, no muy lejos de la meseta tibetana, lo que se conoce como el “techo del mundo”. El desierto de Ordos o de Mu Us, es la fuente de corriente de sedimentos de la meseta Loess, se encuentra al norte de la nombrada meseta, sin embargo, la meseta tibetana podría haber sido una fuente más temprana de los sedimentos. Aunque la Meseta de Loess es de 300 m de espesor, los depósitos consisten en diferentes tipos de materiales, y hay arcilla roja en la base de las capas superiores del loess. Mientras que las capas superiores (162,5 m) no muestran evidencia de ser depositado por el viento, la arcilla roja subyacente no muestra un patrón, lo que sugiere a los geólogos del Diluvio, la posibilidad de que la arcilla roja puede ser depósitos de inundación, mientras que el loess es posterior de las inundaciones, con la mayoría que se depositó durante el periodo post-Diluvio con períodos de grandes tormentas de arena después de las inundaciones.

3. Problemas con los mecanismos y procesos del Diluvio Universal:

A. El Dosel de Vapor de Agua, la Tectónica de Placas Aceleradas y la Hidroplaca:

La hipótesis del dosel de vapor de agua, ha sido rechazada por un gran número de creacionistas, como por ejemplo, los creacionistas Walter Brown y Douglas E. Cox, entre otros, que sostiene que la energía potencial del agua, que cae desde una altura tal, se transformaría en energía cinética, que luego provocaría un sobrecalentamiento de la Tierra, además, del problema que representa, la fuerza necesaria para mantener el dosel en su lugar durante tanto tiempo. Algunos creacionistas señalan el dosel alrededor de Venus como una posible explicación y algunos sostienen que las condiciones atmosféricas en ese momento ya no existen hoy. En su forma actual, esta hipótesis sigue siendo controvertida y sus diferentes formas, hacen imposible un acuerdo general entre los creacionistas.

La deriva continental acelerada, hipertectónica o Placas Tectónicas Catastróficas (PTC), cuyo mayor exponente es el creacionista John Baumgardner, que propone que todos los continentes de la tierra estaban conectados en un solo continente -similar a la Pangea de la Deriva Continental (Wegener, 1912)-, él que posteriormente se fraccionó, el que, mientras que para los geólogos seculares este proceso ocurre desde hace millones de años, para los geólogos diluvistas, este acontecimiento ocurrió durante no más de 1 año a unos pocos cientos o miles de años, posiblemente –según los creacionistas- debido al efecto lubricante de la descarga del agua en la tierra después del Diluvio Universal. Este modelo permitiría, además, según los geólogos del diluvio, a los animales y los seres humanos repoblar el mundo después de la ruptura, ya que, con el agua de descarga, la tasa de deriva se desaceleraría a la observada de 2,5 cm/año en la actualidad.

El pensamiento actual de los geólogos creacionistas de la Tierra joven es, tal vez, mejor demostrado en un artículo co-escrito por seis de ellos, Austin, Baumgardner, Humphreys, Snelling, Vardiman & Wise (1994). Su “provisional” modelo de “Catastrophic Plate Tectonics: A Global Flood Model of Earth History” que comenzó hace unos 6.000 años, con una Tierra pre-Diluvial diferenciada en núcleo, el manto y una corteza con la segregación horizontal de continentes graníticos y cuencas oceánicas basálticas. Si esta diferenciación se había producido por medios naturales, la energía gravitacional liberada, pudo producir el calor suficiente para fundir la corteza terrestre y vaporizar los océanos de la Tierra, la que sin duda –según los geólogos creacionistas- se produjo antes de la creación de organismos (al final del día 3 de la semana de la creación.). Los autores señalan que a pesar de esta diferenciación se podría haber llevado a cabo por el Dios de los monoteístas –Jehová-, sin la “natural” liberación de la energía potencial gravitatoria, el proceso de diferenciación proporciona un mecanismo de conducción natural de las etapas propuestas siguientes de movimiento rápido en el diluvio de Noé. Esta se inició a las losas de piso oceánico que desató la subducción a lo largo de los bordes de los continentes. La deformación de la capa de estas losas elevo la temperatura y bajo su viscosidad en un sistema de convección fugitivo que derrumbó el manto entero. El afloramiento de plumas del manto, crearon las dorsales oceánicas, condujeron la tectónica de placas en las tasas de “metros por segundo”, y se descargó vapor magmático en la atmósfera que causó la gran inundación. Los maremotos lavaron los continentes y apilaron los sedimentos marinos en los sistemas de grandes montañas a lo largo de los bordes. En unos pocos cientos de años después de la inundación, el calor residual del suelo marino de refrigeración calentó los océanos y transformó el clima en un sistema caracterizado por el transporte eficiente de la humedad atmosférica para crear la glaciación y la edad de hielo.

Está demás decir que, los problemas térmicos de este modelo son increíblemente alucinantes. Los campos magnéticos pueden, en algunas condiciones, calentar el agua. Los efectos de la resonancia magnética pueden disiparse en forma de calor -pero este efecto es muy pequeño y apenas se puede detectar-. Por ejemplo, en términos de intensidad de campo magnético (medido en Teslas, T) que generan los campos de los altavoces es de 1T, los instrumentos de 2,4T, el MRI genera campos de hasta 9T de fuerza. La intensidad del Campo Magnético Terrestre es mayor cerca de los polos y más débil cerca del ecuador.

A menudo se mide en Gausses (G), pero generalmente se miden en nanoteslas (nT), con 1 G = 100.000 nT. Un nanotesla también se conoce como un gamma (?). Los rangos de campo magnético terrestre están entre aproximadamente 25.000-65.000 nT (0,25-0,65 G). En comparación, un imán fuerte tiene un campo de aproximadamente 100 G. El campo magnético de la Tierra, en comparación, es miles de veces más débil que la del orden de, como máximo, 58 mT (5,8 × 10-5 T). Invirtiendo el campo magnético de la Tierra, tal como se describe en la teoría creacionista, no puede entregar ese tipo de energía al agua bajo ningún punto de vista. Por lo tanto, la imposible, energía liberada por la diferenciación gravitatoria terrestre en el núcleo y el manto elevaría la temperatura media de todo el globo en 2.500 ºC (Birch, 1965). A esto hay que agregarle, el calentamiento por fricción de la subducción fugitiva, más el calor masivo de la condensación del vapor de agua al derrumbarse el Dosel de Vapor. Entonces los nuevos fondos oceánicos de basalto se formaron, a temperaturas mínimas de 1.100 ºC., en más de 2/3 de la superficie de la tierra, probablemente por debajo de las aguas de inundación, las que, milagrosamente no hirvieron. Por último este pulso térmico masivo disipado, en unos pocos miles de años por procesos no declarados, dejan la mayor parte de la superficie carente de las aguas termales o de flujos de calor anormales.

El concepto de un más ligero material del Manto Terrestre -cuya densidad aumenta linealmente de 3.400-4.600 kg/m3 (en la astenósfera o manto superior) y de 4.600-5.500 kg/m3 (en la mesosfera inferior o manto inferior de “peridotita de granate”)- levantarse es completamente irracional. Haría falta algo más denso que el Núcleo Terrestre (con una densidad media de 11.000 kg/m3) para tomar su lugar y levantarlo. La diferenciación del manto se inició hace cerca de 3.800 millones de años, cuando la segregación gravimétrica de los componentes de la proto-Tierra produjo la actual estratificación. Sin tener en cuenta obviamente, según el relato creacionista, toda el agua hirviendo elevándose desde el fondo del océano a medida que ascendía el manto, matando cualquier cosa viva, incluidos los tripulantes y pasajeros de un Arca de Noé construida en madera de Acacia y cubierta de Betún, según la Biblia (Génesis 6:14-16), o de madera y de cuerdas de fibras vegetales que la aseguraban, según el Corán (Sura 54:13-14).
H. Morris (1993) abre las cuencas oceánicas al final del Diluvio Universal como una forma de drenar las aguas de los continentes. El modelo de Morris representa una forma de la deriva continental y la tectónica de placas. Pero, si esta apertura se produjo supuestamente durante la última mitad del año las inundaciones en la costa este de los EE.UU. el que se aleja de África por un total de 5.500 km, esto representaría una tasa de apertura del Atlántico de 30 km/día o más de 1 km/hora.

Un mecanismo propuesto por creacionista Baumgardner (1990) sugiere que la subducción repentina del fondo del océano fueron los causantes del vapor y la lluvia mundial de 40 días. El calentamiento por fricción de las placas ocasionó la reducción la viscosidad del manto de la Tierra por un “factor de mil millones”, pasando de la viscosidad de la roca a la de la gelatina, la que tiene una viscosidad de 1,5-5 mPa.s. El resultado fue un sistema de convección fuera de control con las placas en movimiento a alta velocidad sobre la superficie de la tierra. Sin embargo, la viscosidad en el manto superior (la astenosfera) varía entre 1021-1024 Pa.s, dependiendo de la profundidad, por lo que el manto superior se desplaza muy lentamente, comportándose simultáneamente como un sólido y como un líquido de alta viscosidad. El hecho de que Baumgardner puede escribir un programa de elementos finitos para mostrar el movimiento de convección no prueba nada, salvo que alguna forma de las matemáticas se puede aplicar a casi cualquier conjunto de supuestos.

La hipótesis de las placas tectónicas catastróficas se considera pseudocientífica y es rechazada por la inmensa mayoría de los geólogos a favor de la teoría convencional geológica de la tectónica de placas. Se ha argumentado que la liberación enorme de energía necesaria por tal evento herviría los océanos de la Tierra, por lo que un diluvio global es imposible (Wise 1998). No sólo la tectónica de placas catastróficas carecen de mecanismos geofísicos plausibles mediante los cuales sus cambios pueden ocurrir, también se contradice con evidencia geológica considerable (que a su vez es consistente con la tectónica de placas convencionales), que incluyen (Isaak 2004-2007):

A. Mucha evidencia geológica es incompatible con las placas tectónicas catastróficas:

1. El hecho de que una serie de cadenas volcánicas de islas oceánicas, como las islas Hawai, dar evidencia que el fondo del mar se pudo haber movido trasladando los puntos calientes volcánicos. Estas islas tienen los más diversos rangos de edades (determinados a través de dos dataciones radiométricas y la erosión relativa) que contradicen las hipótesis de las catástrofes tectónicas de rápido desarrollo y por lo tanto tendrían la misma edad.

2. La datación radiométrica y las tasas de sedimentación en el lecho marino también contradicen la hipótesis de que todo llegó a existir casi simultáneamente.

3. La tectónica catastrófica no deja tiempo suficiente para que los guyots tengan su pico erosionado (dejando a estas montañas marinas sin sus “tapas planas” características).

4. La subducción fuera de control no explica el tipo de colisión continental de las placas india y euroasiática.

5. Como en el fondo marino el basalto se enfría, se vuelve más denso y se hunde. La elevación del suelo de mar es consistente con enfriamiento apropiado para su edad, asumiendo la difusión gradual.

B. La catastrófica tectónica de placas no tiene ningún mecanismo plausible. En particular, la viscosidad grandemente reducida del manto, las inversiones magnéticas rápidas, y el enfriamiento repentino del fondo del océano, los que no pueden ser explicados en virtud de la física convencional.

C. La convencional tectónica de placas explica la evidencia geológica, incluyendo innumerables detalles que la tectónica catastrófica de placas no puede, como por qué hay oro en California, la plata en Nevada, salinas de Utah, y el carbón en Pennsylvania, sin necesidad de mecanismos extraordinarios para hacerlo (Isaak 2007; McPhee 1998). No requiere de mecanismos extraordinarios para hacerlo. La tectónica de placas catastróficas no es más que un paso gigante hacia atrás en el progreso de la ciencia.
Siguiendo, otra vez, a Isaak (2005), en relación a la hipótesis de la Hidroplaca, tenemos que:

1. La roca que compone la corteza terrestre no flota, por lo que, el agua se habría visto obligada a salir a la superficie mucho antes de la época de Noé, o peor aún, antes de la época de Adán.

2. Incluso a 2 km de profundidad, la tierra está hirviendo (260-270 ºC a 5.656 millas en un pozo; Bram et al 1995), por lo tanto, el depósito de agua podría ser sobrecalentado. Sin contar, el calor adicional que se añade por la energía del agua que cae desde arriba de la atmósfera.

3. Las aguas que escapan habrían erosionado los lados de las fisuras, produciendo unos particulares depósitos erosivos basálticos, los que se concentrarían principalmente cerca de las fisuras, y algunos se dispararon a miles de kilómetros a lo largo de con el agua. Estos depósitos serían, geológicamente, bastante notables, pero nunca he visto.

B. El Vulcanismo y el Diluvio Universal:

a) Los volcanes de Hawaii

La mayor parte de las Islas de Hawái es un complejo de 5 volcanes construido en el fondo del mar a través de los sedimentos de aguas profundas que supuestamente fueron depositados después de las cuencas oceánicas abiertas durante parte media, o posterior, de la gran inundación (H. Morris, 1993). Contando su parte bajo el agua, esta pila volcánica de 30.000 pies (9.144 m) de alto tuvo que crecer, enfriarse, y de alguna manera obtener los organismos que rápidamente migración desde el monte Ararat, en los últimos 4.500 años.

b) El Monte Ararat
El monte Ararat es el pico volcánico más alto de Turquía, con 5.165 m, constituido en la parte superior de las rocas sedimentarias deformadas. Ararat es un estratovolcán, formado por flujos de lava y eyecciones piroclásticas. Por encima de la altura de 4.100 m (13.451 pies), la montaña se compone principalmente de rocas ígneas cubiertas por una capa de hielo. Un pequeño cono de 3.896 m (12.782 pies), Ararat Little, se eleva desde la misma base, al sureste del pico principal. La meseta de lava se extiende entre los dos pináculos. Las bases de estas dos montañas son de unos 1.000 km² (386 millas cuadradas). La formación de Ararat es difícil de recuperar geológicamente, pero el tipo de vulcanismo y la posición del volcán plantean la idea de que el vulcanismo de subducción ocurrió cuando se cerró el Océano Tethys (el que existió hasta el Mioceno Tardío hace 15 millones de años) durante el Neógeno.

En la cronología de la “geología de la inundación”, el monte Ararat, requiere un crecimiento volcánico superior a 2 km producido por completo bajo el agua a través de los sedimentos de inundación deformes durante el año de la inundación. La Biblia no nos informa de cenizas asociadas, o de la actividad volcánica, de la erupción submarina importante justo debajo de la Arca. Entonces, para estar disponible para el aterrizaje del arca, el volcán tuvo que enfriarse por completo en cuestión de meses, algo que está en violación de las leyes de la física térmica y con observaciones de los flujos de lava submarina de Hawai. Por último, un árbol crecido a un ritmo verdaderamente notable en sólo un par de semanas en la tierra volcánica fresca para que la paloma pueda traer una rama de nuevo a Noé (Génesis 8:8-12), más aún, teniendo en cuenta que una semilla de Olivo (Olea europaea) germina en unos 15-20 días y que tiene una época de crecimiento que se establece entre los 5-10 años.

c) El Monte Santa Helena y el Gran Cañón:

Siguiendo a Mark Isaak (2005), en referencia a los reclamos creacionistas sobre el Mt. St. Hellens y el Gran Cañón del Colorado, podemos ver que, los sedimentos en el Monte St. Helens están formados de cenizas volcánicas no consolidadas, las que son fácilmente erosionadas. El Gran Cañón fue tallado en materiales mucho más duros, como las bien consolidadas areniscas y calizas, los duros sedimentos metamorfoseados (el esquisto de Vishnu), y además, de un toque de basalto relativamente reciente.

1. Las paredes de las laderas del Monte St. Helens tienen una pendiente de 45º, mientras que, las paredes del Gran Cañón son verticales en algunos lugares, con una altura máxima de garganta de 1470 m.

2. El cañón del Monte Santa Helena no se formó completamente de repente: el Toutle River, a lo largo del cañón, está continuamente contribuyendo a su formación, y si bien, el río fue alterado por la erupción del Monte St. Helens, con los flujos posteriores de cenizas y otros residuos, éste, se alteró aún más por el dragado para extraer los sedimentos y por la construcción de la estructura de retención de sedimentos al norte del río.

3. Otro cañón también se citan como evidencia de erosión catastrófica es el Engineer’s Canyon, que se formó a través del agua bombeada del Spirit Lake durante varios días por el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los EE.UU.

4. Las corrientes que fluyen hacia abajo Mount St. Helens tienen un flujo en un grado más pronunciado que el que tiene río Colorado, lo que permite una mayor erosión.

5. El Gran Cañón del Colorado tiene unos 446 km de longitud, cuenta con cordilleras de entre 6-29 km de anchura y alcanza profundidades de más de 1600 m, siendo 100.000 veces más grande que el cañón en el Monte St. Helens. Por lo tanto, los dos no son, para nada, realmente comparables.

Via:
cobra-tech.com


Logran descifrar parcialmente el contenido de los sueños


Chequen esta informacion publicada en uno

de nuestros blogs favoritos

Tokio, 5 de abril.

Click aquí para ver el articulo original:
Logran descifrar parcialmente el contenido de los sueños


Asa Cristina Laurell: La seguridad social mexicana en los estudios del Banco Mundial


Me parecio interesante esta informacion y la comparto con mis lectores

En un texto anterior revisé un artículo publicado por el Banco Mundial (BM), que concluyó que su revisión sistemática ofrece pocos resultados generalizables sobre el impacto de los seguros en la utilización de servicios, la protección financiera y el mejoramiento de la salud. En la misma serie de documentos aparece un estudio de Bonilla-Chacín y Aguilera sobre el Seguro Popular (SP), el cual concluye que este último ha sido un éxito al lograr la cobertura universal de la población objetivo, un incremento del gasto público en salud y la disminución de la brecha de gasto de salud entre los derechohabientes del seguro social y sus afiliados.

Vía:
Asa Cristina Laurell: La seguridad social mexicana en los estudios del Banco Mundial


Desarrolla Chapingo dos variedades de crisantemo


A ver que opinan de este interesante articulo que me encontre en la red

Texcoco, Méx., 2 de abril.

Via:
La Jornada: Ciencias