Category Archives: Mexicanos notables

Científicos, físicos, químicos, astrónomos, inventores, matemáticos e ingenieros notables que hemos tenido en México

Físicos mexicanos: Fernando Alba Andrade


El primer Físico de la UNAM

El Doctor Fernando Alba Andrade nació en México, D.F., el 24 de enero de 1919. Sus padres fueron Don Manuel Alba Fernández (de nacionalidad española) y Doña Eva Andrade. Su lugar de nacimiento fue la casa ubicada en la calle de Aztecas, número 49, en el Centro Histórico. Siguió sus estudios de primaria en la escuela “Centenario” y posteriormente estudió en la Secundaria Número 1; cursó la preparatoria en el Plantel número 1 de la Escuela Nacional Preparatoria. Fue aceptado para ingresar a la escuela Nacional de Ingeniería y a la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (unam), con el fin de cursar simultáneamente las carreras de Ingeniero y Físico (1937-1941).

Alcanzó el primer título de Físico que otorgó la Universidad, el 19 de noviembre de 1943. Más tarde, continuó con sus estudios de doctorado en la misma Facultad de Ciencias, recibiendo el grado de doctor en Ciencias el 26 de julio de 1956, por lo que también fue el primer doctor en Física por parte de la unam. De entre todos sus profesores universitarios sobresalen el doctor Carlos Graef Fernández, de quien recibió los cursos de Geometría, Mecánica clásica y Relatividad; el doctor Alfonso Nápoles Gándara, para Geometría analítica, Cálculo y Análisis matemático; el doctor Nabor Carrillo Flores en Álgebra y teoría de la elasticidad; el doctor Alfredo Baños, con quien siguió cursos de Física teórica y Física atómica y el doctor Manuel Sandoval Vallarta, participando en seminarios de rayos cósmicos y teoría electromagnética. Sus primeras labores docentes las desarrolló cuando era todavía alumno de la Facultad de Ciencias, impartiendo clases de Física dentro del Programa de Extensión Universitaria, en 1940. Hacia el año de 1943, en la escuela de Ingeniería y en la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica, del Instituto Politécnico Nacional, dió cursos de Mecánica y Electricidad. En adelante, continuó con sus cursos en la Facultad de Ciencias, teniendo principalmente como materias Electromagnetismo, Física atómica y óptica de iones. Al fundarse el Instituto de Física de la unam, era estudiante de segundo año en la Facultad de Ciencias, y se incorporó al primero como ayudante de investigador. Colaboró con el profesor Manuel Perrusquía, construyendo equipo para detección de rayos cósmicos. En el año de 1940 obtuvo la plaza de investigador en el grupo del doctor Carlos Graef Fernández, trabajando en problemas relacionados con la teoría de Birkhoff y haciendo observaciones astronómicas en el Observatorio de Tonantzintla y el de nuestra Universidad (1942-1943). Con estos trabajos pudo concluir sus primeras publicaciones internacionales, aplicando el método de Sears de exposiciones proporcionales para la determinación de colores de estrellas de magnitudes débiles y tiempo de relajamiento en sistemas estelares, entre otros. Los discípulos más sobresalientes que tuvo fueron Alonso Fernández González, Héctor del Castillo González y Pedro Morales Puente. En la primera parte de los años cincuenta, la unam lo envió al Instituto Tecnológico de Massachusetts (mit), en los Estados Unidos, para que pudiera iniciar estudios de reacciones nucleares y supervisara la construcción del primer acelerador de partículas que hubo en el país, el Van de Graaff de 2 MV, instalado en la Ciudad Universitaria en el año de 1952.

Los primeros experimentos con este equipo se relacionaron con núcleos atómicos, señalando el origen formal de la investigación en física experimental. Su operación obligó al grupo a diseñar y construir equipo de vacío, electrónico y detectores de radiación, con los cuales fue posible llevar a cabo los experimentos de física nuclear. El doctor Fernando Alba enfocó sus esfuerzos para tener diseños originales y proponer soluciones, de manera que la mayor parte de dicho equipo se construyese en los talleres del Instituto de Física. Así se convirtió en una de las piedras angulares para el desarrollo de la física experimental en México. En el mismo año de 1952 tomó parte, como miembro de la delegación mexicana, en el Simposio sobre Nuevas Técnicas en Física, que tuvo lugar en Brasil, siguiendo después estudios de especialización en física nuclear en el Laboratorio Nacional de Oak Ridge, Tennessee, Estados Unidos. El doctor Fernando Alba fue nombrado director del Instituto de Física en 1957, ocupando el cargo, también, de jefe del Departamento de Física de la Facultad de Ciencias. Fue director del Instituto de Física hasta el año de 1970, lapso de tiempo marcado por un fuerte apoyo a la formación de grupos de investigación teóricos y experimentales. No sólo se adiestró personal de alto nivel, sino que se adquirieron equipos con el fin de ampliar las líneas de investigación. A pesar de la carga administrativa, continuó con sus labores docentes y de investigación. Creó grupos de investigación en Espectrometría de masas e Instrumentación. Este último dio origen al hoy Centro de Instrumentos de la unam. En 1958 asistió al Primer Simposio sobre las Aplicaciones Pacíficas de la Física Nuclear, en Brookhaven, Estados Unidos; se le nombró delegado por México ante la Comisión Interamericana de Energía Nuclear, en reuniones efectuadas en Washington (1959), Brasil (1960) y México (1961); participó como delegado y representante de México a diecinueve asambleas del Comité Científico de la Organización de las Naciones Unidas, en el estudio de las Radiaciones Atómicas, celebradas en Nueva York y Ginebra (de 1956 a 1969). En el año de 1970 fue designado Coordinador de la Investigación Científica de nuestra Universidad. Entre los temas más importantes que el doctor Alba Andrade atacó están las reacciones nucleares de isótopos ligeros, con el acelerador Van de Graaff de 2 MV, diseñando y construyendo el equipo necesario. Siguió investigaciones acerca de la dispersión de neutrones por elementos pesados, incluyendo una extensa serie de mediciones de secciones eficaces de neutrones, publicadas en la prestigiosa Physical Review. Su experiencia en torno a la instrumentación le facilitó la construcción de otros equipos útiles para otros campos de investigación. Además, dio origen a un laboratorio para la detección de partículas cargadas, participando en un programa internacional acerca de la “lluvia radiactiva,” causada por las pruebas nucleares. Guió el diseño y construcción de varios espectrógrafos magnéticos de alta resolución, para registrar los productos de reacciones nucleares, mejorando la precisión de las mediciones de energías. También colaboró con el grupo de física nuclear para medir valores Q de las reacciones nucleares, incluyendo el diseño del estereoespectrógrafo, con el cual fue posible medir simultáneamente la distribución angular de los productos de las reacciones junto con los valores Q. Por otro lado, junto con Marcos Mazari y Luis Velázquez publicó un artículo en la Revista Mexicana de Física acerca de la técnica de análisis conocida como Retrodispersión de Rutherford (RBS), la cual ha tenido un enorme impacto en el desarrollo y estudio de materiales, como por ejemplo para electrónica.

Por dicho trabajo, se les considera como pioneros a escala mundial en el análisis de materiales usando técnicas con haces iónicos. Posteriormente, el doctor Alba tomó parte en la conversión del Van de Graaff de 2 MV a acelerador de electrones. Su apoyo al taller mecánico del Instituto de Física permitió sustituir importaciones de equipos de vacío, electroimanes y espectrómetros de masas, entre otros dispositivos. Recibió el cargo de presidente de la Comisión Nacional de Energía Nuclear (cnen) en 1971, hasta 1972, cuando se transformó en Instituto Nacional de Energía Nuclear (inen), convirtiéndose así en su primer director, terminando en 1976. Entre 1973 y 1975 fungió como gobernador por México ante el Organismo Internacional de Energía Atómica (oiea). De 1972 a 1982 fue integrante de la Junta de Gobierno de la Universidad Nacional Autónoma de México, además de serlo en la Junta de Gobierno del Instituto Nacional de Astrofísica, óptica y Electrónica de 1984 al presente. Una vez finalizado su período en el inen, volvió a sus labores de investigación en el Instituto de Física, ocupándose especialmente de los desarrollos tecnológicos y su incidencia en el país. Como resultado de estas tareas, se tienen el sistema para manejo del haz de electrones en el acelerador Van de Graaff de 2 MV, correcciones cromáticas a los sistemas de óptica de partículas cargadas, espectrómetros de masas, bombas de ultraalto vacío, sistemas de medición de vacío, al igual que ultracentrífugas para separación isotópica de elementos y purificación de gases y líquidos. En años recientes, en colaboración cercana con Héctor Cruz Manjarrez, el doctor Alba Andrade ha trabajado en el desarrollo de celdas fotovoltaicas de gran área y bajo costo, proyecto que está dando resultados importantes. Las más notables distinciones que merecidamente se le han otorgado son: Investigador Visitante del mit (1963); presidente de la Sociedad Mexicana de Física (1964-19567); presidente de la Academia de la Investigación científica (1967-1968); Investigador Honorario del mit (1968); Premio de Ciencia y Tecnología del Banco Nacional de México (Campo Industrial) (1968); Premio Nacional de Ciencias (1969); miembro del Sistema Nacional de Investigadores (1984); investigador emérito del Sistema Nacional de Investigadores (1984); investigador emérito por nuestra Casa de Estudios (1985), y Premio Universidad Nacional 1989 en el área de Innovación Tecnológica. Es miembro de numerosas asociaciones científicas, tanto de México como extranjeras. Sus publicaciones son igualmente abundantes, incluyendo cuatro libros, entre ellos: Aceleradores de partículas (editado por la Organización de los Estados Americanos, 1971 y 1982) y El desarrollo de la tecnología. La aportación de la física (del Fondo de Cultura Económica, en 1987). El doctor Alba tiene, sin menoscabo de su interés por la física y la tecnología, gran inquietud por el arte y la cultura; visita con frecuencia museos y exposiciones, siendo al mismo tiempo propietario de una amplia biblioteca acerca de pintura. No sólo diseña y construye equipo, sino que también fabrica joyería, teniendo un pequeño taller casero.

Es un gran conocedor de historia de México, historia universal e historia de la tecnología. Es reconocido, igualmente, por su entusiasmo en el uso de las computadoras como instrumentos de control y apoyo a la investigación. La semilla que el doctor Fernando Alba Andrade sembró hace más de 60 años sigue germinando. Los grupos de investigación en Física Experimental que tuvieron su origen en su labor permanecen activos en muchos casos y se siguen multiplicando. La infraestructura es ahora mayor y muy productiva. Sin la presencia y el trabajo del doctor Alba, sería muy difícil imaginar siquiera la existencia de algunos laboratorios y grupos que hoy están entre los más reconocidos, no sólo a escala nacional, sino también internacional.

Mas información


Científicos Mexicanos: René Drucker Colín


René Drucker Colín es uno de los más destacados representantes del quehacer científico nacional ante los ojos de México y el mundo. La obra de este científico mexicano abarca más de 200 artículos publicados en revistas de prestigio nacional e internacional, por lo que se le considera el mexicano con obra más citada en otros estudios profesionales dentro de este ámbito. En 2004 el Colegio Académico de la Universidad Autónoma de México le otorgó el grado de doctor honoris causa por su destacada trayectoria académica y por los avances que su obra ha propiciado en el ámbito de las neurociencias. A René Drucker se le debe el haber identificado la participación de un neurotransmisor en los mecanismos del sueño y el haber señalado que el trasplante suprarrenal al cerebro podría funcionar como tratamiento para el mal de Parkinson.

En torno a la relevancia de la divulgación científica, ha resaltado que ésta tiene un papel importante, pues busca acercarse a la gente a través de un lenguaje coloquial.

Se ha destacado también por su permanente lucha por aumentar los recursos a favor de la ciencia para el desarrollo del país, instando a las autoridades y a los empresarios a invertir en la investigación científica.

El Dr. Drucker Colín nace en la ciudad de México el 15 de mayo de 1937. Realizó sus estudios de licenciatura en la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México. La Maestría en Ciencias en la Universidad del Norte de Illinois en los Estados Unidos de Norte América, estudios que concluye en 1964. Al término de sus estudios de posgrado, regresa a México a trabajar con el Dr. Raúl Hernández-Peón, a quien considera su principal maestro en el Instituto de Investigaciones Cerebrales, A.C. El Dr. Drucker Colín inicia sus estudios acerca de la neurofisiología del sueño, campo de estudio del cerebro y sus funciones que ha guiado su desarrollo como científico hasta la fecha. En 1968 debido a la muerte prematura del Dr. Hernández-Peón, nuestro homenajeado acepta una plaza como Asistente de Investigación en el Departamento de Fisiología en la Escuela de Medicina en Saskatchewan, Canadá. Poco después, en junio de 1971 obtiene el grado de Doctor en Fisiología, regresa a México donde es contratado como Investigador Asociado al Instituto Miles de Terapéutica Experimental y como Profesor de Asignatura en la Facultad de Psicología de la UNAM, donde además fungió como Jefe del Departamento de Psicobiología de 1972 a 1973.

En 1973, realiza una estadía como Profesor Visitante al Departamento de Psicobiología de la Universidad de California, en Irvine, Estados Unidos, tras una invitación del Dr. Ricardo Tapia se incorpora al Departamento de Biología Experimental en el Instituto de Biología de la UNAM en 1974. En 1979, este Departamento se transforma en el Centro de Investigaciones de Fisiología Celular siendo actualmente el Instituto de Fisiología, donde está adscrito como Investigador de Carrera Titular ‘C’ hasta julio de 2005, fecha en la que es nombrado como Profesor Emérito de la UNAM –recibirá esta distinción en una ceremonia el próximo 15 de mayo –. La producción científica del Dr. René Drucker es abundante, ha publicado más de 220 trabajos en revistas internacionales indexadas y arbitradas, sus trabajos han sido citados en más de tres mil ocasiones. Lo más importante son sus aportaciones científicas a nivel mundial en el papel que juegan los ‘péptidos neuroactivos en la regulación del sueño’, particularmente del sueño con movimientos oculares rápidos, el sueño MOR, etapa en la cual todos tenemos ensoñaciones, siendo ésta la etapa más importante del sueño, en la cual consolidamos la memoria y realizamos una serie de funciones que no vienen al caso el día de hoy. El Dr. Drucker Colín y varios de sus colaboradores que nos acompañan el día de hoy, como el Dr. Próspero, el Dr. Raúl Aguilar, el Dr. Javier Velázquez, han planeado la participación de que moléculas de naturaleza polipeptídica pueden regular las funciones nerviosas superiores así como los estados de conciencia. En 1980, con el apoyo de la Fundación Guggenheim, realizó una estancia sabática como Profesor Visitante del Departamento de Anatomía del Brain Research Institute en la prestigiosa Universidad de California en los Ángeles, durante esta estancia implementó el lado del Dr. Maguinti la técnica de registro de la actividad unitaria de neuronas, y de manera subcutánea – pionera en el mundo – la perfusión intracerebral para recuperar substancias químicas en animales en libre movimiento, particularmente lo que a ellos interesaba era las etapas del sueño y en particular la del sueño con movimientos oculares rápidos. Poco después implementó esta técnica en su laboratorio y varios de los estudiantes se graduaron con estas líneas de investigación. Esta línea experimental lo condujo a desarrollar y proponer su tarea exitostática para explicar tanto el mecanismo de inicio como el de terminación del sueño con movimientos oculares rápidos. Esta teoría propone que el sueño MOR ocurre cuando la excitabilidad cerebral se incrementa para alcanzar un rango crítico por encima del cual el sujeto despierta, y por debajo de este rango se presenta el sueño de ondas lentas, la otra etapa del sueño. La función del sueño MOR sería entonces la de mantener la excitabilidad neuronal en un nivel óptimo, ya que la privación del sueño MOR incrementa la excitabilidad hasta el punto de facilitar descargas paroxísticas e incluso convulsiones – es decir, epilepsia- A su vez la modulación de la excitabilidad en la formación reticular en las ondas Ponto Genículo Occipital –una estructura del cerebro– a través de micro estimulación directa o a través de estímulos sensoriales es capaz de modular la duración y la frecuencia de los episodios de sueño MOR, área en la que también nuestro homenajeado ha contribuido de manera importante a su estudio. Así a principios de la década de los ‘90, el Dr. Drucker Colín fue pionero a nivel mundial en aplicar las técnicas de inmuno psitoquímica de la proteína ‘c fos’ como una herramienta para estudiar la actividad del cerebro durante el sueño. Con esta técnica se ha podido establecer cuáles grupos neuronales se activan en el Sistema Nervioso Central durante el sueño y ha podido determinar que lo que soñamos depende de la actividad que desarrollamos durante la vigilia. Durante alguna de sus múltiples estancias en la Universidad de California en los Ángeles, atendió una conferencia sobre la entonces novedosa técnica de transplantes de tejido nervioso, lo que impulsa al Dr. Drucker Colín a realizar una visita al laboratorio del Dr. Fred en los Institutos Nacionales de Salud en Estados Unidos de Norte América, es ahí donde se percata de la relativa simplicidad de la técnica de transplantes, por lo que decide incursionar en este campo de investigación. A su regreso a México comienza una línea paralela a la del sueño analizando los aspectos funcionales de los transplantes de tejido nervioso fetal. Así mediante la obtención de financiamiento de la Fundación Sabada en 1982 inicia sus primeros experimentos para valorar si los transplantes podrían inducir la recuperación funcional debido a las lesiones en el cerebro adulto. El modelo seleccionado para estos estudios fue la desorganización del ritmo circadiano provocado por una estructura del hipotálamo, el núcleo supracreasmático, nuestro reloj biológico, el cual recupera sus funciones después de un transplante. Estos trabajos fueron publicados en la revista Brain Research y recibieron una acogida importante por la comunidad mundial. De hecho estos resultados fueron los primeros en el mundo que demostraron la plena funcionalidad de los transplantes y que mostraron por primera vez que el reloj biológico se puede quitar por lesión y restituir por un transplante.

A principios de 1986 inicia sus estudios exitosos sobre transplantes autólogos de médula suprarrenal al cerebro de dos pacientes con la enfermedad de Parkinson. Los resultados de este estudio conmocionaron a la comunidad médica nacional e internacional y aunque la reversión de los síntomas en estos pacientes fue excelente, estudios posteriores indicaron que la edad en el momento del transplante, el tiempo de evolución de la enfermedad y la cronicidad y tipo de esquema terapéutico que recibían antes de la cirugía eran algunos de los factores que afectaban el éxito del procedimiento para aminorar los síntomas de la enfermedad de Parkinson. El estudio de los transplantes en pacientes de Parkinson, marcó un hito en la terapia de los trastornos neurodegenerativos ya que permitió vislumbrar una serie de posibilidades que anteriormente se consideraban como descartadas, poco después sus investigaciones le permiten demostrar que la estimulación mediante campos magnéticos a estas células cromafines puede inducir sus transformaciones hacia neuronas – y es algo que ha seguido trabajando hasta la fecha –. En cuanto a su labor como formador de recursos humanos podemos señalar que nuestro homenajeado ha dirigido más de cincuenta tesis de los distintos grados, veinte de ellas de doctorado. El Dr. Drucker Colín es además un científico comprometido con los problemas que enfrenta la educación superior en las universidades públicas del país y es uno de los pocos que ha tenido ‘puentes’ entre la UNAM y las universidades de los Estados para favorecer su desarrollo científico.

Así, el Dr. Drucker Colín gestionó de manera importante la creación del Centro de Tlaxcala de Biología de la Conducta, en el que participa con un proyecto con corresponsabilidad del Instituto de Investigaciones Biomédicas de la UNAM. Asimismo, se han conformado grupos de investigación en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo y actualmente en Mazatlán, Sinaloa y esperamos en un futuro próximo con la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. En la UNAM ha sido Secretario Académico del Centro de Investigaciones en Fisiología Celular, Jefe del Departamento de Neurociencias, Jefe del Departamento de Fisiología de la Facultad de Medicina y actualmente es el Coordinador de Investigación de la UNAM. Durante su gestión en la Facultad de Medicina, el Dr. Drucker promovió la creación de la Clínica de Trastornos de Sueño como una unidad de la UNAM ubicada en el Hospital General de la ciudad de México; y también la instalación del primer tomógrafo por emisión de positrones. Adicionalmente concibió e implementó el programa IMPULSA (Investigación Multidisciplinaria Programa Universitario del Liderazgo y Superación Académica) lo que muestra su enorme compromiso social a favor de poner lo último en el área de la investigación biomédica al servicio de quien lo necesita. Entre las distinciones que ha recibido el Dr. Drucker Colín están: Profesor Nacional Investigador Emérito del Sistema Nacional de Investigadores; Becario de la ‘Fundación Guggenheim’; Presidente de la Academia Mexicana de Ciencias, y Asesor de Ciencia y Tecnología de Educación Superior para el gobierno del Distrito Federal; Premio Nacional de Ciencias y Artes por parte del Gobierno de la República; Premio UNAM en Investigación en Ciencias Naturales; Premio de la Fundación Mexicana para la Salud; Premio ‘Miguel Otero’ al Mérito de la Investigación Científica y el Premio a la Excelencia Médica, ambos otorgados por la Secretaría de Salud federal; la Condecoración ‘Orden Andrés Bello, Clase Banda de Honor’, por el gobierno de la República de Venezuela. Por su trayectoria científica ha recibido también reconocimientos del Internacional Behavioral Neuroscience Society; el Premio de la Academia Nacional de Medicina ‘Dr. Luis Castañeda’ y el Premio Nacional de Periodismo ‘José Pagés Llergo’. Adicionalmente su sello distintivo es su alta responsabilidad social e interés por los grandes problemas nacionales que lo han llevado a desarrollar actividades como columnista y como un activo político científico, una situación desgraciadamente inédita en el país. En su labor como columnista en la jornada el Dr. Drucker Colín se ha convertido en una voz social, crítica, reconocida y respetada como político. Desde la presidencia de la Academia Mexicana de Ciencias o desde cualquier otro foro siempre ha sido un promotor del papel que debe jugar la ciencia y la tecnología como el motor del desarrollo de la nación, instando e instigando a los político a otorgar un presupuesto suficiente a tiempo y continuado para que la ciencia mexicana se desarrolle a nivel de los países con índices de desarrollo similares al nuestro como Brasil, India, Chile, Argentina y recientemente China. Considerando sus aportaciones científicas y por su interés en hacer llegar a toda la población los mejores avances médicos y biomédicos y por su perseverancia acerca del papel que la ciencia debe tener como un factor fundamental para el desarrollo del país, cito unas palabras del Dr. Drucker Colín dentro de su columna en el periódico La Jornada ‘la política tiene que ver en cómo implementar las estrategias para promover el bien común y el avance de la sociedad, estando ausentes del panorama de la ciencia y la tecnología el país no podrá vencer sus propios retos’. Creo que aquellos que nos dedicamos a la ciencia en los distintos campos coincidimos ampliamente en esta aseveración.


Inventores mexicanos: Ing. Manuel Gonzalez Flores


ING. MANUEL GONZÁLEZ FLORES. (1908-1986)

Nació en Tecajete, Hidalgo, el 6 de junio de 1908 y falleció a los 77 años de edad, el 20 de marzo de 1986. Manuel Gonzalez Flores cursó los primeros años de primaria en la ciudad de Pachuca y los últimos cuatro fueron en el Colegio Francés de la Perpetua en la ciudad de México de 1918 a 1921. Estudió el bachillerato durante tres años en el Colegio Francés Morelos, y un año en la Escuela Nacional Preparatoria (UNAM), haciendo notar que en ese periodo cursó los años 4° y 5° en uno solo. Obtuvo el título de ingeniero civil en la Escuela Nacional de Ingeniería de la Universidad de México, donde estudió en los años de 1927 a 1931; su examen profesional lo sustentó el 21 de noviembre de 1935.

Contrajo matrimonio en el año de 1940 con Doña Herlinda Salas de González y ambos adoptaron a cuatro sobrinos, cuyos padres habían fallecido.

Siendo aún estudiante, trabajó en la Oficina de Saneamiento del Departamento del Distrito Federal; tiempo después fue superintendente de construcción en el edificio de la Lotería Nacional, el primero que se construyó en el mundo con una cimentación con el sistema de flotación, mismo que había sido inventado por el Ing. José A. Cuevas. En 1929 fue socio fundador, y comenzó a trabajar como contratista en la Compañía CYR CONSTRUCCIONES, S.A.

Manuel_Gonzalez_Flores

Manuel Gonzalez Flores fue ingeniero consultor para la cimentación y contratista de los entrepisos de concreto del edificio de la Secretaría de Recursos Hidráulicos, en la ciudad de México. Actuó como director técnico en la construcción del edificio de la General Electric. Como consultor en problemas de cimentación participó en la construcción de más de 800 edificios en la república mexicana. Fungió como director técnico de la construcción de la Nueva Basílica de Santa María de Guadalupe. Intervino en diversos congresos nacionales e internacionales, en los que obtuvo premios por sus ponencias referentes a sus múltiples inventos.

INVENTOR.

En 1945, ideó y desarrolló el sistema de “Descimbrar Cimbrando”, con el que se construyeron desde entonces más de 20 edificios. Comprobó así que el sistema es de una gran rapidez en su ejecución, con la ventaja adicional de demostrar que es una solución limpia, que economiza un fuerte porcentaje de madera y material de cimbra. Este sistema fue patentado en varios países extranjeros y ha sido usado aún en lugares tan remotos como Egipto, lo que dio al Ing. Manuel González Flores gran prestigio, al igual que a la ingeniería mexicana. Se dio a conocer ampliamente esta innovación en revistas técnicas de distintos países, en varios idiomas y a través de diversos artículos publicados.

Inventó el “Pilote de Control”, que sirve para cimentar o recimentar edificios en terrenos tan heterogéneos y deformables como el de la ciudad de México y a la gran deformabilidad de arcillas en el subsuelo, que se consolidan continuamente. Los edificios cimentados sobre “pilotes de punta”, apoyados en la capa dura, se sobrecargan excesivamente en forma proporcional hasta determinados límites, por el volumen de arcilla que los rodea, hincándolos más unos que otros, especialmente en las orillas y esquinas de los edificios, dañando así al pilote y al edificio que soportan; además, obligan a que los edificios vayan sobresaliendo por arriba de las banquetas y jardines. Por lo que se refiere al pilote de fricción, teniendo en cuenta que se proyecta a manera de irse hincando conforme desciende el subsuelo de la ciudad de México, se encuentra que un gran número de edificios esbeltos se inclinan, principalmente durante un sismo. Para evitar los efectos mencionados, el ingeniero Manuel González Flores diseño el Pilote de Control, éstos no quedan nunca abajo de las trabes ni de las columnas, sino a un lado, y atraviesan la cimentación sobresaliendo encima de la losa.

Teniendo en cuenta que los pilotes son fijos, el edificio puede bajar o subir con respecto a ellos y es posible hacer descender un edificio al quitar la carga que soportan los pilotes, o subirlo si se pone un gato hidráulico entre el puente y los pilotes. Desde 1947, se dedicó a estudiar y resolver problemas de cimentación, especialmente en inmuebles de la ciudad de México; habiendo propuesto a los técnicos mexicanos, El sistema de Pilotes de Control como notable solución a los graves movimientos diferenciales que se presentan en los edificios pesados;. Por medio de este procedimiento ideado por el Ing. Manuel González Flores, ha sido posible desde 1950, cimentar y recimentar más de 600 edificios, bajándolos, subiéndolos o enderezándolos. Muchos de los edificios importantes de nuestra capital, recimentados con este novedoso y lógico sistema se han logrado rescatar, otros se han podido mantener al mismo nivel relativo con respecto a las calles y banquetas de la zona donde están desplantados disminuyendo su vulnerabilidad ante eventos sísmicos, otros más se han podido renivelar cuando han sufrido desplomes, así hayan sido ocasionados por cualquier influencia. Con este sistema el Ing. González Flores realizó trabajos de recimentación de tal importancia, que llamó la atención no sólo a nivel nacional sino también internacional, a través de artículos especializados publicados en varios congresos de mecánica de suelos, más los desarrollados por sus propias intervenciones.
También ideó un sistema que llamó “Antisísmico”, o “sistema a salvo de sismos”, por el que el Banco Nacional de México le otorgó el Premio Nacional de Ciencia y Tecnología a través del Instituto de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México. Este dispositivo está formado fundamentalmente por dos placas circulares de la mayor dureza, cada una con superficie terminada a espejo, de 19 mm de espesor. La placa inferior está sujeta a la cimentación en su cara lisa y dura, perfectamente horizontal y hacia arriba; sobre dicha superficie se encuentra un cierto número de balines, esferas de acero duro, libres para moverse, manteniéndolos juntos por un anillo de acero que los rodea, también libre para moverse sobre la placa, pero de ninguna manera susceptible de moverse mas allá de la orilla de dicha placa; sobre los balines está colocada la segunda placa, similar en todas sus características a la primera, con la superficie pulida hacia abajo, esta segunda placa a su vez está fija a la estructura del edificio. Gracias a la inercia del edificio, el dispositivo aísla efectivamente de sus movimientos horizontales a la cimentación de la superestructura. Es un sistema efectivo y eficaz, ideal para la ciudad de México. Fue patentado e instalado en un edifico de departamentos ubicado en la calle de Repúblicas 74 col. Portales y en una escuela del Departamento del Distrito Federal en la calle de Ximilpa colonia Nueva Argentina, hasta la fecha después de innumerables sismos, no ha causado el más mínimo daño ni el frecuente fenómeno de rotura de vidrios.

SU PERSONA. Entre los antecedentes personales más importantes del Ing. González Flores, puede mencionarse su espíritu deportivo, que lo impulsó a ser corredor de pista, de 800 y 1,500 metros en su época de estudiante, y más tarde montañista. Logro establecer el récord nacional de alpinismo en una competencia en el Iztaccíhuatl, estableciendo un tiempo que hasta la fecha no ha sido superado. Practicó también otras aficiones, como el frontón a mano y con raqueta, el golf, y el tenis de mesa (ping-pong) de cuya asociación fue presidente y campeón nacional de dobles en 1965.

PARA LOS DEMÁS. Su preocupación por lo social fue otra de sus características. Ideó una cartilla de alfabetización audio-visual y autodidáctica en más del 90%. Con ella se habían alfabetizado en 60 clases de una hora, a más de 500,000 personas entre 1970 y 1973. Este sistema ha sido utilizado ampliamente en Colombia. Por él, el Rotary Internacional concedió el “Premio de Interés Público” al Club Rotario Chapultepec de la Ciudad de México, del cual fue socio don Manuel, uno de los tres premios que se otorgan entre los 115,000 clubes que hay en el mundo. Asimismo ideó un sistema sencillo y rápido para enseñar las tablas de multiplicar y dividir, que el alumno aprende en solo 15 lecciones de una hora, también a base de imágenes, mismo que se viene utilizando en varias escuelas del Distrito Federal y de la ciudad de Monterrey, Nuevo León

Fue miembro de la Cámara Nacional de la Industria de la Construcción; consejero y director de Alfabetización y Capacitación de la misma desde 1965 hasta 1972. Perteneció a la Asociación de Ingenieros y Arquitectos de México, A.C., así como al colegio de Ingenieros Civiles de México, A.C. Concurrió al Club Rotario Chapultepec de la ciudad de México y a otros, durante 44 años con una asistencia del 100%, y fue presidente del mismo en 1966-1967. Formó parte del Movimiento Familiar Cristiano; del Club de Sembradores de la Amistad, del cual fue presidente en 1960, posteriormente en 1965, recibió el título de Miembro Distinguido del mismo club. Fue también fundador y activo participante de la Unión Social de Empresarios Mexicanos (USEM); de la Academia Mexicana de Ingeniería; de la Academia Nacional de Arquitectura; del Instituto Tecnológico de la Construcción; de la Comisión Diocesana de Orden y Decoro; fue catedrático y consejero del Instituto de Capacitación de la Industria de la Construcción, así como consejero y colaborador en el desarrollo de la alfabetización para adultos por medio del sistema ideado por él: “Leer por Imágenes”.

RECONOCIMIENTO NACIONAL
Por su invento del “Pilote de Control”, el Ing. González Flores recibió la máxima distinción profesional que otorga nuestro país, haciéndose galardonador del bien ganado “Premio Nacional de Ingeniería” en el año de 1966, que le fue entregado de manos del entonces Presidente de la República, Lic. Gustavo Díaz Ordaz.


Científicos e Ingenieros mexicanos – Rodolfo Neri Vela


Rodolfo Neri Vela nacio el 19 de febrero 1952 en la ciudad de Chilpancingo, Guerrero, México. Fue el primer astronauta mexicano y el segundo Latinoamericano en volar al espacio.

Recibió licenciatura de Ingeniería Mecánica y Eléctrica con especialidad en Comunicaciones de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en 1975; estudió la maestría con especialidad en sistemas de telecomunicación entre 1975 y 1976 en la Universidad de Essex, en el Reino Unido; obtuvo el grado doctoral en estudios de radiación electromagnética en la Universidad de Birmingham, Reino Unido, en 1979; y en la misma institución realizó investigaciones post-doctorales durante un año, enfocándose en las estructuras que guían las ondas waveguides (descripción en inglés).

Del 26 de noviembre al 3 de diciembre de 1985 participó como especialista en la Misión STS-61-B del Transbordador Espacial Atlantis, el cual despegó de noche desde el Centro Espacial Kennedy, en Florida y regresó a tierra en la Base Edwards de la Fuerza Aérea Estadounidense en California.

El objetivo principal era poner en órbita tres satélites de comunicación, entre ellos el Morelos II (los otros dos fueron AUSSATT II y SATCOM K-2). No obstante, los tripulantes pudieron conducir 2 caminatas espaciales (EVA) de 6 horas de duración para demostrar técnicas de construcción para la estación espacial utilizando los experimentos EASE/ACESS.

Segun Satmex el Morelos II formo parte de la primera generación de satélites mexicanos cuya construcción se inició en 1983. Fabricado por Hughes, el Morelos II fue lanzado al espacio el 27 de noviembre de 1985 en el transbordador espacial Atlantis (OV-104).

Cuando se lanzó el satélite fue puesto en órbita de almacenamiento y ahí permaneció hasta abril de 1989, fecha en que entró en operaciones.

Desde agosto de 1998, el Morelos II comenzó a operar en órbita inclinada.
El Dr. Neri Vela también operó el experimento de Continuo Flujo de Electroforesis (CRFES) para McDonnell Douglas así como el contenedor Getaway Special (GAS) para Telesat de Canadá. Además condujo experimentos de comunicación para el gobierno mexicano y probó los Orbiter Experiments Digital Autopilot (OEX DAP).

Al concluir la misión, Neri Vela había viajado 3.8 millones de kilómetros (2.4 millones de millas) en 108 órbitas a la tierra y registró 165 horas en el espacio.

Transbordador Atlantis

Neri es autor de las obras Planeta azul, Misión 61-B y El pequeño astronauta, Lineas de transmision y coautor de El ingeniero en Electricidad y Electrónica y Construya e instale su propia antena parabólica.

Actualmente el Dr. Neri Vela es miembro de número de la Academia Mexicana de Ingeniería y, desde 1973, profesor de la Facultad de Ingeniería de la UNAM.

Como nota personal puedo decirles que tome clases de Lineas de transmision con el Dr. Veri Vela en la Faculta de Ingenieria de la UNAM ya hace algunos años. ¡Saludos Ingeniero!


Físicos y Científicos mexicanos: Manuel Sandoval Vallarta


Manuel Sandoval Vallarta fué un físico mexicano nacido en la Ciudad de México el 11 de febrero de 1899 y fallecido en la Ciudad de México el 18 de abril de 1977. Sandoval Vallarta fue un destacado pionero de la física mexicana y latinoamericana. Realizó numerosas contribuciones a la física teórica especialmente a la física de los rayos cósmicos.

En 1921 obtuvo del Instituto Tecnológico de Massachusetts el grado de Ingeniero Eléctrico y en 1924 el grado de Doctor en Ciencias en la especialidad de Física Matemática, con la tesis “El modelo atómico de Bohr desde el punto de vista de la Relatividad General y el cálculo de perturbaciones”. En 1927, ganó la beca Guggenheim que le permitió ir a la Universidad de Berlín.
Fue en Alemania donde tuvo como profesores a Albert Einstein, Max Planck, Erwin Schrödinger y Max von Laue. Al final de 1932 regresó al MIT, donde trabajó con Georges Lemáitre elaborando una teoría cuantitativa del movimiento de una partícula cargada de electricidad en el campo magnético terrestre.

En 1939 se creó el Instituto de Física de la UNAM y se nombró como su director a Alfredo Baños, quien inició un programa de colaboración científica con Sandoval Vallarta en el MIT. En 1939, fue nombrado profesor titular de física del MIT, donde enseño física a jóvenes talentosos como Richard Feynman futuro Premio Nobel de Física. En 1946 dejó su cátedra en dicho instituto para volver a México y aquí continuó sus investigaciones junto a un grupo de científicos locales. De 1943 a 1957 produjo en México alrededor de 30 artículos de circulación internacional y dedicó una parte importante de su tiempo a la promoción y divulgación de la ciencia.

En el otoño de 1932, Manuel Sandoval Vallarta, mientras impartía cátedra en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), propuso en Chicago la idea de un experimento decisivo para determinar la naturaleza de la radiación cósmica. Unas semanas después, en la ciudad de México, Luis W. Álvarez llevó a cabo el experimento y descubrió que la radiación cósmica primaria está constituida principalmente por protones y núcleos atómicos.
En los años siguientes, un grupo dirigido por Sandoval Vallarta y por Georges Lemaître formuló y desarrolló la teoría de los efectos geomagnéticos en los rayos cósmicos, lo que le valió un amplio reconocimiento mundial. Años después, Manuel Sandoval Vallarta, junto con sus colaboradores, fue nominado al premio Nobel.
A pesar de vivir en el extranjero, Sandoval Vallarta ejerció directa e indirectamente una fuerte influencia en la organización y desarrollo de la física mexicana.
En colaboración con Alfredo Baños, su alumno en el MIT, organizó en 1937 el primer grupo de mexicanos dedicado a la investigación de la física moderna. De este modo, la fundación de la Facultad de Ciencias, en 1938, y de los Institutos de Física, en 1939, y de Geofísica, una década después, quedó indisolublemente asociada a la investigación teórica y experimental de la radiación cósmica con la que se inició el desarrollo contemporáneo de la física en México.

Biografia completa en pdf:

vallarta