Category Archives: Ciencia

Noticias de ciencia en general

Tweet carnívoro o vegano


Hola mis amigazos de Tenoch, como siempre les traigo la mejor seleccion de articulos de la red

twuit vegano
Esta pregunta la hago desde mi más completo desconocimiento, y espero que aportéis información en la respuesta. He leído opiniones de mucho tipo, pero ninguna de ellas documentadas. ¿Existen trabajos científicos que aporten datos sobre el costo energético a nivel global de cada una de las dietas?, ¿se han hecho comparaciones del impacto medioambiental de una dieta omnívora (que incluye carne) frente a una exclusivamente vegetariana?

Tampoco estaría de más definir qué han considerados en esos estudios, ya que hay muchas variantes. Por ejemplo frente a los veganos estrictos existen muchas variantes que, aunque no consumen carne procedente de animales terrestres, sí que incorporan huevos, productos de origen animal (por ejemplo productos lácteos) o pescado. Eso también tiene una derivada sanitaria, ¿es sostenible desde el punto de vista de la salud una dieta vegana, o acaso requiere suplementos?

Por último sé que es un tema que arrastra muchos conceptos de tipo ético (por ejemplo respeto a los animales), pero más allá de ellos (que darían para otra tweet-pregunta) me gustaría conocer los datos acerca del impacto ambiental hacia el planeta y de problemas de salud ligados al tipo de vida carnívoro/vegano. Por favor, documentad vuestras respuestas.

Via:
La Ciencia y sus Demonios


El psiquiatra exorcista


Les comparto este Post de uno de nuestros Blogs favoritos

psiquiatria dios enfermedad mentalAunque parezca increible que en pleno siglo XXI, y en el supuestamente avanzado mundo occidental, se mantengan prácticas chamánicas heredadas de nuestro más remoto e ignorante pasado, lo que sobrepasa ya todos los límites es que dichos sortilegios de magia blanca medieval intenten adquirir respetabilidad científica por la perversa colaboración de algunos profesionales médicos, que abandonando cualquier atisbo de ética profesional, se rinden sin reserva alguna al fanatismo religioso más irracional.

Así existe una denominada Asociación Internacional de Exorcistas, agrupación de unos 250 sacerdotes católicos de todo el mundo que se dedican a perseguir y a combatir incasablemente al Maligno dentro del cerebro de esos pobres individuos que la moderna medicina psiquiátrica denomina simplemente pacientes, entidad que además ha sido reconocida por el Vaticano en fechas muy recientes. Dicha asociación fue fundada por el padre Gabriele Amorth, personaje que afirmó haber realizado ¡decenas de miles! de exorcismos y que aseguraba que ¡Hitler y Stalin estuvieron poseídos por el demonio!.

Pues bien esta entidad medieval, que en pleno siglo XXI sigue teniendo el privilegio de poner en peligro la salud y quizás la vida de unos simples enfermos mentales necesitados de tratamiento médico especializado, sin por supuesto la oposición de ningún colectivo médico ya que todos sabemos que la santa madre iglesia es intocable ¡faltaría más!, ha recibido recientemente apoyo del actual papa Francisco, que siguiendo la estela de todos y cada uno de sus antecesores en el solio pontificio ha declarado que

A esta generación y a muchas otras se les ha hecho creer que el diablo era un mito, una figura, una idea, la idea del mal. ¡Pero el diablo existe y nosotros debemos combatir contra él! ¡Lo dice San Pablo, no lo digo yo! ¡Lo dice la Palabra de Dios! Aunque no estamos muy convencidos de ello.

E increiblemente a esta asociación de chamanes pertenecen también médicos y psiquiatras en activo, individuos que

ayudan a los exorcista a diferenciar si una persona está verdaderamente poseída o simplemente tiene algún trastorno psicológico.

Pero dejemos que el Dr. Valter Cacioli, psiquiatra, ¡secretario y asesor científico de esta asociación de exorcistas!, nos explique con sus propias palabras en qué consiste la verdadera medicina moderna

Como pueden observar nuestro psiquiatra es entrevistado vistiendo la famosa bata blanca de laboratorio, elemento que da prestancia y empaque al colectivo médico, aunque eso sí se echa en falta el habitual fonendoscopio al cuello para completar la imagen del verdadero profesional de la medicina. Y no se crean, que en esta conversación se ha mostrado de lo más comedido, porque este “profesional” médico, miembro del equipo docente del curso de “Exorcismo y oración de liberación” organizado por el Ateneo Pontificio Regina Apostolorum de Roma, se permite habitualmente hace afirmaciones que no desentonarían nada en boca de cualquier santo inquisidor del siglo XV, en lugar de haber sido pronunciadas por un psiquiatra del siglo XXI, comentarios tales  como los siguientes

El diablo odia al hombre porqué el hombre es el hijo amadísimo de Dios […] La actividad ordinaria del diablo está representada en la tentación. La tentación es lo que abre el camino a fenómenos más graves […] Me gusta citar un autor no católico como Charles Pierre Baudelaire que dice “el engaño del diablo consiste en hacernos creer que no existe”

Y este incalificable profesional no sólo está convencido que la presencia del Maligno es una epidemia del siglo XXI, tal y como declaró en una reciente entrevista:

La actividad demoniaca extraordinaria, es decir de las infestaciones, obsesiones, vejaciones y posesiones, aumenta debido a la falta de fe y por el aumento de prácticas esotéricas, magia y ocultismo. Estas prácticas involucran millones de personas y pueden abrir el camino a las posesiones diabólicas o a otras manifestaciones de la actividad demoníaca extraordinaria.

sino que cree a pié juntillas en la retahíla de poderes de los endemoniados, como los que aparecen en la famosa película “El exorcista” (obra cinematográfica preferida del padre Amorth, fundador de la asociación de perseguidores del demonio), tal y como responde a la pregunta del entrevistador de ¿cómo se reconoce la posesión demoniaca?

La aversión a todo aquello que es sagrado. Repugnancia a la oración, a todo lo que es bendecido aún si no se tiene conciencia de que lo sea, inesperadas reacciones de violencia en personas de una índole diversa. Se manifiesta con blasfemia, agresiones físicas, reacciones furiosas si se bendice o se ora ante la persona. […] Otros síntomas son conocer profundamente materias o lenguas desconocidas al sujeto. Conocer la ubicación de objetos escondidos a la vista, conocer cosas ocultas. Entender y hablar idiomas desconocidos. Manifestar una fuerza sobrehumana anormal para la edad y la condición física de la persona. A veces, se manifiesta en el marco de una agitación psicomotora, la cual sin explicación no responde a la terapia sedativa farmacológica.

llegando incluso a creer en la levitación de los endemoniados como el personaje de Regan de William Peter Blatty.

Seguramente este fenómeno extraordinario de la levitación puede sumarse a los síntomas antes mencionados de la actividad diabólica. Es un indicio de posesión. Existen también otros síntomas extraordinarios. Clarividencia del pasado y del futuro. Materializaciones. Estos son algunos de los elementos de diagnosis de posesión diabólica.

En resumen, la violación de todos y cada uno de los sólidos principios de la física sobre los que se sustenta el actual conocimiento científico asumidos por una persona con estudios superiores, y lo que es peor, con responsabilidades profesionales sobre el bienestar y la vida de enfermos mentales, que recordemos están incapacitados por su propia enfermedad para tomar decisiones autónomas.

Y para que vean la calidad profesional de este psiquiatra católico les dejo con su humillada respuesta ante la pregunta del entrevistador de ¿Cómo se abre un caso psiquiátrico?”

El padre exorcista decide caso por caso. El padre decide si involucrar un médico psiquiatra.

¿Cómo?¿Observan el obsceno grado de degradación profesional y moral de este señor? Ante un problema psiquiátrico ¡es el sacerdote el que decide si involucra o no a un médico!. Y las asociaciones profesionales de psiquiatría y las autoridades sanitarias competentes mientras tanto de vacaciones. Pero sigamos con su respuesta a la pregunta:

Este profesional [el psiquiatra] debe tener una preparación académica pero también espiritual.

Es decir que además de las asignaturas habituales de fisiología, patología o neurología, el médico debe haber aprobado (con nota espero) aquellas otras como “Historia del infierno”, “Íncubos y súcubos I y II”, “La mujer como receptáculo demoniaco” (recordemos las enseñanzas de todos los padres de la iglesia) o “Jerarquías infernales” puesto que al igual que no es lo mismo tratar una neumonía como si fuera un simple catarro, el profesional médico habrá que saber diferenciar claramente si el pobre embrujado está poseído por un demonio de tercera categoría o por el propio Satanás, no vaya a ser que le pase como al pobre Juan Pablo II. Y claro además se suma el hecho de que

Hay médicos que no creen en la existencia del diablo. No reconocen la actividad demoniaca ordinaria o extraordinaria.

¡Claro! entre los estudiantes de medicina ateos y los que se saltaron las importantes clases de demonología por estar jugando al mus en la cafetería de la facultad, pues pasa lo que pasa, que luego no se sabe diferenciar una posesión demoniaca ordinaria de una extraordinaria. Por lo que como muy bien nos informa el preocupado Dr. Cascioli:

Los exorcistas a veces se encuentran en dificultad cuando envían a sus pacientes a los psiquiatras que no tienen fe y que no reconocen al maligno.

Porque imaginen la desilusión y la contrariedad de un abnegado exorcista cuando envía a sus poseídos a estos herejes medicuchos científistas, individuos que en lugar de tratar al endemoniado como dios manda se dedican a hacerle interminables pruebas neurológicas, análisis, escáneres y demás pamplinas tecnológicas (derrochando de paso el cada vez más escaso presupuesto sanitario) en busca de una causa fisiológica (tumores, desequilibrios químicos en el cerebro, etc.) ante lo que evidentemente es una simple infestación demoniaca, para terminar después recetándole ansiolíticos, antidepresivos o el resto de esa atea farmacopea que únicamente sirve para aumentar la cuenta de resultados de las grandes multinacionales farmacéuticas.

Pero no se crean, que el Dr. Cascioli es un profesional como la copa de un pino, ya que nos informa que es capaz de diferenciar claramente entre la simple enfermedad mental y la oscura posesión demoniaca

A mí como especialista me llegan muchos casos psiquiátricos y constato que existe un porcentaje muy bajo de casos que requieren un exorcismo

¡Menos mal! Me quedo mucho más tranquilo sabiendo que el porcentaje de endemoniados es muy bajo, aunque bien podría hacer partícipe de sus estadísticas a nuestro insigne arzobispo Rouco Varela porque el hombre anda muy inquieto por la presencia del demonio por los Madriles, lo mismo que la iglesia católica polaca que parece tener una plaga de íncubos y súcubos en la capital Varsovia.

Aún así el Dr. Cascioli no informa que aunque las posesiones demoniacas sean raras, él en su dilatada experiencia médica ha

asistido a más de cien casos [de exorcismos]. He sido asistente del famoso exorcista padre Gabriel Amorth, presidente honorario y fundador de la Asociación Internacional de Exorcistas.

¿Notan la ironía? un médico que tras 6 años de carrera universitaria, 4 de especialidad y años de práctica psiquiátrica en hospitales y consultas médicas, se muestra orgulloso de ser el asistente (¡Cascioli vaya raudo a por más agua bendita que este demonio se nos resiste!) del afamado padre Amorth (el de los miles de exorcismos), individuo que muy probablemente era incapaz de diferenciar la esquizofrenia de las hemorroides. Y por supuesto este señor sigue en activo y nadie le ha retirado la licencia médica. ¿No me digan que esto no debería ser considerado un verdadero milagro? ¿Y como Valter Cascioli ha llegado al convencimiento de la existencia del Diablo? Pues ¿como va ser, alma de cántaro?

Por fe. Conociendo el magisterio de la Iglesia y el contenido de las sagradas escrituras. He reconocido la existencia de la actividad demoniaca. En la Biblia 118 veces se cita a Satanás, el diablo, el maligno. 84 veces en el nuevo testamento. 34 veces en el antiguo testamento. Sería suficiente esto para creer en la presencia del diablo. Entretanto, por gracia de Dios, he tenido la posibilidad de darme cuenta asistiendo a tantas personas de la actividad del maligno en el hombre.

¿Pensaban ustedes, impíos y herejes científistas que se necesitan más pruebas de la existencia del Maligno que la mera cita de la Biblia, libro directamente revelado por dios nuestro señor, el único y verdadero?

Pues no se pierdan la respuesta que da nuestro protagonista a la pregunta del entrevistador de ¿Qué dicen sus colegas?

Hay mucha ignorancia entre médicos y psiquiatras. Más allá? del hecho de creer o no. Estas cosas existen realmente. Y entonces yo digo: quien toca el cable de alta tensión muere, sea quien lo sabe que quien no. El efecto no cambia. Hay que ser prudentes porque las consecuencias pueden ser dramáticas.

Es decir, que según nuestro docto psiquiatra católico los profesionales médicos que no aceptan la existencia del Demonio son simple y llanamente unos ignorantes y punto. Eso sí que es un exquisito razonamiento científico. Y por supuesto el Dr. Cascioli hace partícipes de esta ignorancia a las

personas que privilegian la razón y el intelecto y no viven la fe.

Por favor que vengan ahora los defensores de los dos magisterios separados y los que piden respeto a las creencias a explicar sus argumentos ante el conjunto de ignorantes que cometemos el terrible error intelectual de privilegiar la razón frente a la fe.

Y si este demente con bata puede ser peligroso con enfermos adultos, imaginen lo que puede hacer su fanática irracionalidad cuando se encuentra con que el demonio posee a familias completas, niños incluídos. Pero mejor dejemos que sea él mismo quien nos relate un caso “clínico” sacado de su propia experiencia “profesional”:

Los maleficios que se han hecho sobre una madre durante el embarazo pueden ser la fuente del problema. Recuerdo el caso de un niño de 10 años que había sido objeto de un maleficio. Podríamos decir que se trataba de una venganza transversal porque primero habían sido afectados sus parientes, sus padres y luego el niño que sufría varios trastornos físicos y psíquicos. Y se manifestaba en una fenomenología extraordinaria. Desde pequeñito, sin estudiar, sabía tocar el piano con dotes de un músico profesional.

Vamos que si este matasanos alucinado hubiera practicado la “psiquiatría cristiana” en la Viena del siglo XVIII, con total seguridad nos hubiéramos quedado sin la exquisita música clasicista, puesto que hubiera exorcizado una y otra vez sin parar a Mozart en su etapa infantil hasta conseguir que el genio hubiera aborrecido el piano y ya de paso toda la música para siempre.

En resumen, en la época en la cual la humanidad ha alcanzado las mayores cotas de conocimiento científico, en un mundo absolutamente dependiente de la ciencia en general y de la biomedicina en particular, incomprensiblemente nos encontramos con la triste paradoja de que personas que deberían encontrarse bajo estricto tratamiento médico (y quizás recluidas en una institución para enfermos mentales) para intentar controlar o paliar en la manera de lo posible y de la forma más profesional sus delirios, no sólo deambulan sin cortapisa alguna entre la ciudadanía, sino que inexplicablemente han alcanzado tal grado de poder que pueden imponer de la manera más irracional, pero de forma no sólo totalmente legal e incluso muchas veces también con la aquiescencia y hasta el apoyo de los poderes públicos, sus delirantes alucinaciones a otros enfermos mentales, pacientes estos últimos que quizás estén incluso menos enfermos que estos dementes chamanes anclados en nuestro más ignorante, oscuro y mentalmente castrante pasado.

Entradas relacionadas:

* Microorganismos y sistema inmune en enfermedades neuropsiquiátricas: (I)(II)

* La psiquiatría debe romper las cadenas de la religión

* Científicos cristianos: el irracional argumento de autoridad para justificar la superstición

* La responsabilidad de un premio Nobel frente a la irracionalidad

* Las ofensivas cartas marcadas de los creyentes a la hora de discutir sobre ciencia

* Ciencia, anticiencia y religión según el físico y filósofo norteamericano Victor Stenger

* La religión anula el raciocinio hasta en las personas más instruidas

* El Ministerio de Sanidad español y los exorcismos

* Hawking, Dios y algunos científicos cristianos del montón

* Michael Specter hablando sobre el peligro del pensamiento anticientífico

* La hipótesis de Dios

* La Academia Pontificia de las “Ciencias”, la prostitución del conocimiento por la irresponsabilidad de algunos investigadores

* El geriniol es el psicotrópico más potente, adictivo y peligroso del mundo

* Bill Maher entrevista a Francis Collins

* No hay un terreno común entre ciencia y religión

* Brujería, posesiones demoniacas y exorcismos en el siglo XXI

?

 

 

?

?

Vía:
El psiquiatra exorcista


La situación en África está desbordada y MSF pide ayuda urgente para luchar contra el ébola


Navegando por la red y nuestros blogs favoritos les traigo este articulo

ebola epidemi africaComo indica José Antonio Bastos, presidente de Médicos Sin Fronteras la situación de la epidemia en África Occidental está desbordada. MSF, la principal organización sobre el terreno ha reconocido que “No podemos más. Pedimos apoyo excepcional a la población, ya que la comunidad internacional no responde”. Las donaciones se pueden hacer a través de internet en el siguiente link.

?

Además, ante la petición de MSF al gobierno español del envío de efectivos de la Unidad Militar de Emergencias, junto con médicos y bomberos entrenados para trabajar con el ébola desde España y la solicitud para que el aeropuerto de Las Palmas de Gran Canaria sirva de base para el transporte de personal y material logístico a África Occidental, el ministerio de Sanidad y la propia Presidencia del Gobierno han dado la callada por respuesta, comportamiento que es el habitual del gobierno español ante cualquier situación. Imagino que esperan que la epidemia termine por sí sola cuando el último africano haya muerto o superado la infección, eso sí por sus propios medios.

?

Entradas relacionadas:

* Tres imágenes y un comunicado de MSF sobre la progresión de la epidemia de Ébola en África

* ¡La ozonoterapia por vía rectal cura el Ébola! y el SIDA, la hepatitis, la diabetes,…

* La epidemia de Ébola se expande exponencialmente por África Occidental

* La explosiva epidemia de Ébola en África

Extraido de:
La situación en África está desbordada y MSF pide ayuda urgente para luchar contra el ébola


¿Por qué hay artículos científicos que avalan la homeopatía, acupuntura, reiki, etc?


Surfeando por la red les traigo estoa mis lectores

Cualquiera que haya buscado en internet sobre cualquier tema sobre salud (o incluso aunque no) habrá podido comprobar la enorme cantidad de remedios milagrosos, curalotodos y demás estafas que, bajo la cobretura de una palabrería de apariencia científica, pululan por la red. Para el común de los mortales, muchas veces es difícil distinguir cuándo el remedio de turno es legítimo y cuando no es más que un sacacuartos. Esto es especialmente cierto cuando algunas de estas pseudoterapias es respaldada por algunos médicos, tal y como sucede con la homeopatía, la acupuntura, quiropráctica, reiki, los antineoplasmones de Burzynski, etc. Sus defensores “médicos”, muchas veces con formación científica, se encargan de producir una gran cantidad de estudios que demuestran las bondades de su terapia favorita. Estos estudios, a su vez, son usados por los defensores, vamos a llamarles “amateurs”, que aparecen en cualquier blog que los critique con argumentos como “pues mira el artículo XXX publicado en la revista YYY”.
En la mayoría de los casos, una primera lectura del artículo presentado por el magufo de turno ya es suficiente para ver una gran cantidad de deficiencias. Normalmente estos artículos tienen un número muy pequeño de casos, no tienen en cuenta el efecto placebo, no usan el doble ciego, las técnicas estadísticas son deficientes, etc. Sin embargo, entre toda la morralla que hay en estos campos, sí podemos encontrar algunos casos puntuales de estudios bien hechos, con un número adecuado de casos, considerando placebo, etc. Lo curioso es que, en la mayoría de los casos, cuando otro grupo intenta replicar esos resultados obtiene resultados negativos. ¿Por qué sucede esto? ¿Quién tiene razón, el que encuentra que el tratamiento es eficaz, o el que no?
Para poder explicarlo, primero tenemos que entender qué es lo que realmente se hace en un estudio clínico. Cuando un paciente recibe un tratamiento y se cura, en realidad no sabemos si se ha curado por el tratamiento o por cualquier otra causa. De la misma manera, si el paciente no mejora, no podemos asegurar que el tratamiento no sea efectivo. Tal vez factores que ignoramos han contribuido al fracaso. ¿Cómo podemos saber entonces si un tratamiento merece la pena o no? Pues la manera de hacerlo es administrándoselo a muchos pacientes y comparando cómo reaccionan esos pacientes frente a los que no lo han recibido o han recibido otro, al que llamaremos grupo de control. Si el grupo que ha recibido el tratamiento tiene más casos de curaciones o mejoras que el de control, ya podemos empezar a decir que la terapia funciona… bueno, no del todo.
Hay muchas cosas que tenemos que tener en cuenta antes de cantar victoria. Primero, nos tenemos que asegurar de que el grupo de control y el del tratamiento sean equivalentes para todos los factores que pueden influenciar el resultado (sexo, edad, otras enfermedades, nivel económico…). Por ejemplo, si en un grupo la edad media es mucho mayor que en el otro, es esperable que sus resultados sean peores, independientemente de la bondad del tratamiento. Muchas veces los factores que hay que controlar son muy sutiles, por lo que muchos estudios quedan invalidados al descubrirse algún factor que no se ha tenido en cuenta.
Pero incluso con un control estricto de todos los factores, todavía podemos tener problemas. Y eso es debido a las bases matemáticas en las que se fundamentan los estudios clínicos. En este tipo de trabajos, se comparan dos tratamientos (o un tratamiento y placebo), y se miden las diferencias entre los resultados de uno y otro grupo. Incluso si ambos grupos son exáctamente iguales, estadísticamente sería muy improbable que obtuvieramos exáctamente los mismos resultados, por lo que la pregunta fundamental que debemos responder no es ¿cuál es la diferencia entre ambos grupos? sino ¿son estas diferencias significativas o producto de fluctuaciones estadísticas?
Para contestar a esta pregunta se tienen en cuenta dos hipótesis diferentes. La primera se llama hipótesis alternativa, que es la que queremos “demostrar”: que nuestro tratamiento funciona y es mejor que el otro, o que nada. La segunda se llama hipótesis nula. Generalmente es “no existe diferencia entre el tratamiento y placebo”, o “el tratamiento A no es mejor que el tratamiento B”. Esta se considera cierta por defecto, y el resultado final no es una “demostración” de si el tratamiento funciona o no, sino cómo de probable es tener los resultados que hemos obtenido si la hipótesis nula es cierta. Hay muchas maneras de reportar esto, pero una de las más comunes es usar el factor p o factor de significancia. Su valor es, precisamente, la probabilidad mencionada. Aunque con ciertas críticas, en medicina se empiezan a considerar relevantes resultados con un valor de p<0.05, o sea, resultados con una probabilidad menor del 5% si la hipótesis nula fuera cierta.
Como esto es un poco abstracto, vamos a ver un ejemplo simple para ilustrarlo. Imaginemos que, para celebrar las visitas que tiene el blog, los colaboradores nos vamos a tomar unas cervezas. En un momento dado, y ya con unas cuantas jarras vacías, Ateo666666 y yo nos apostamos quién paga la cuenta a cara o cruz. Ateo saca una moneda, la lanza y sale cruz…¡mierda! me toca pagar. Sin embargo, yo no estoy muy convencido. Todos sabemos que los ateos son seres inmorales, mentirosos y beben sangre humana, así que tengo la seria sospecha de que Ateo ha usado una moneda trucada, así que me hago con ella para comprobarlo.
Mi intención para demostrar la perversidad de Ateo es lanzar la moneda cinco veces y comprobar cuántas veces obtengo cara y cuántas cruz. Aquí mi hipótesis nula es que la moneda es una moneda sin trucar y por lo tanto la probabilidad de obtener cruz es del 50%. Mi hipótesis alternativa es que la probabilidad de obtener cruz es mayor del 50%. Así que empiezo a lanzar la moneda. La primera sale cruz, eso tiene una probabilidad del 50% (p=0.5). La segunda, también cruz, p=0.25. La tercera, p=0.125, la cuarta, p=0.0625 y la quinta cruz consecutiva tiene una significancia de p=0.03125. Ahí está mi prueba de la infamia de Ateo, así que corro raudo a denunciarle ante el resto de colaboradores para expulsarle por su inmoralidad.
Pero resulta que Manuel, que es un escéptico malvado, no está tan convencido como yo, y me pide la moneda para repetir el experimento él mismo. Lanza la moneda cinco veces y obtiene cara tres veces y cruz dos. La probabilidad de sacar cruz dos o más veces lanzando una moneda sin trucar cinco veces es de p=0.8125. ¿Cómo puede ser esto? Observad que mi resultado es poco probable, poco más del 3%, pero no especialmente difícil. ¿Puede ser que la moneda sea justa y yo haya obtenido simplemente un resultado extremo? ¿O está trucada y ha sido Manuel el que ha obtenido un resultado extremo? ¿A cuál de los dos experimentos debemos creer?
Para resolver el dilema, nombramos juez a J.M.. Para determinar qué creer ante estos resultados, J.M. decide hacer el equivalente a una revisión sistemática de estudios. En estas revisiones, un autor o grupo de autores recolecta los datos de todos los experimentos pertinentes y analiza estadísticamente sus resultados teniendo en cuenta la calidad de cada uno, el número de casos representados, los factores que se han tenido en cuenta, etc. En nuestro ejemplo la situación es mucho más simple. Ambos experimentos son idénticos y tienen el mismo número de casos, así que podemos analizarlos de forma sencilla. J.M. se da cuenta de que ambos resultados pueden ser considerados como resultados parciales de un experimento en el que se haya lanzado la moneda 10 veces, obteniendo cruz 7 veces y cara 3. En estas circunstancias, nuestro factor p es de 0.1719. Es decir, con una moneda que tenga una probabilidad del 50% de obtener cruz, este resultado, o uno más extremo, tiene una probabilidad de obtenerse de casi el 17.2%. Así que por mucho que me pese, me toca pagar la ronda de cervezas y ofrecer una disculpa a Ateo por haber dudado de su honradez.
Así, este es, básicamente, el motivo por el que hay algunos estudios bien realizados en los que se encuentran efectos significativos de terapias evidentemente inútiles, como la homeopatía, la acupuntura, aromaterapía, etc. Además, este efecto se ve exacervado por el llamado sesgo de publicación. Si alguien pretende publicar en una revista prestigiosa que el cáncer no se puede curar con agua mágica, ¿qué respuesta puede esperar? ¿Has descubierto que clavar una aguja en la ingle no cura el asma? Buena suerte intentando publicar eso. En cambio, un resultado sorprendente sí tiene mucha más aceptación. De forma que, cuando uno revisa los artículos publicados sobre una determinada terapia, no está obteniendo una muestra significativa, sino una sesgada hacia la existencia de un efecto terapeutico.
Nota:
Si alguien quiere calcular las probabilidades por su cuenta, en el caso de la moneda se debe usar la distribución binomial.

Artículo original:
¿Por qué hay artículos científicos que avalan la homeopatía, acupuntura, reiki, etc?


Método de detección precoz del VIH en niños menores de 18 meses


Hola amigos de Tenoch, la mejor seleccion de articulos de la red chquen este

Un grupo de investigación español está desarrollando un método rápido y económico para detectar el virus VIH en niños menores de 18 meses. La idea es aplicarlo en países que no tienen acceso a sistemas de detección de coste mucho mayor. Este método todavía tiene que ser perfeccionado, lo cual requiere más investigación, y para ello necesitan fondos. Los responsables del proyecto están pidiendo aportaciones económicas por “crowdfunding”, tú puedes formar parte del proyecto favoreciendo a personas de las regiones más desfavorecidas. Podéis encontrar más detalles sobre el proyecto pinchando en ESTE ENLACE.

El siguiente video te lo cuenta de manera resumida

Lee más:
Método de detección precoz del VIH en niños menores de 18 meses