Leyendas del México Antiguo: El Diablo que quedo embotellado


Aqui les traigo otras de las leyendas, tal vez no tan conocidas que hay en la ciudad de México

-Mi abuelita, que en paz descanse, contaba que el diablo se aparecía vestido de catrín, de charro, de chivo o de cómo se le antojaba. A la cueva del diablo iban muchos vecinos a pactar con el pingo. Todavía viven algunos que alguna vez fueron y a los que les dio semillas, dinero, animales, todo lo que querían para volverse ricos.

-Si es cierto. ¡Se acuerdan de los Castillo? ¡Que canoitas de claveles, de coliflores, de calabaza y de ramero las que llevaban al mercado de jamaica! -Intervino el tío “Guecho” y continuó:

¡Y don Santiago dónde lo dejaban? Ese señor trabajaba. Tenía muchos peones que cultivaban sus chinampas. Dicen que los sábados en la tarde, cuando llegaba la hora de pagar les decía: “No se apuren muchachos, ahorita pago”, y se metía en su recamara, en una de esas, como no salía, uno de los peones dijo a los demás: ¡vamos a verlo!, Y todos se fueron a asomar por la rendija de la recámara. ¡A jijo!, ¡Miren nomás 8, se decían entre ellos. No, pos sí ¡Allí estaba ¡Acostado pero no era él sino un toro el que estaba durmiendo.

“Al poco rato el hombre salió. ¡Órale, muchachos ¡Fórmense les gritó, y les pagó con monedas de oro y plata que sacaba a puños de sus bolsillos. ¡Y cómo no, si dicen que a las doce de la noche entraba una serreta al patio de la casa. Quienes llegaron a verla, notamos que a los caballos les salía lumbre por los ojos y los cascos de las patas sacaban chispas de la calle empedrada. En la carreta le llevaban las talegas de oro y se las llevaban el que de veras puede”

-Ya – exclamó Juanelo.
-Pos´ sí, palabra, si es cierto – confirmó el tío “Guecho” sentado frente a todos.
“Mi abuelita me contó de una muchacha muy inteligente que atrapó al diablo, retomó Martina el hilo de la conversación y la atención de todos”:

Satanas

¡Si . Lo atrapó. Siempre que la muchacha salía de su casa, un charro negro la seguía y le hablaba, y tanta fue su insistencia que la muchacha aceptó un día ser su novia. Pero ella era muy lista, se ganó la confianza del galán y le pidió que la llevara a la casa donde él vivía. Si quieres que sea tu esposa llévame a tu casa, para conocerla, le decía ella. El charro aceptó y un día la llevó a una cueva. Cuando llegaron le dijo a la novia que allí vivía y que tenía todo lo que los seres humanos podían soñar y desear: Ven Mira. Aquí tengo semillas para lograr las mejores cosechas en las chinampas de Xochimilco. Oro. Cofres llenos de oro para quien los pida. Monedas y joyas. Tengo disfraces para los artistas. Vinos de los mejores. Abundantes comidas. Diversiones. Todo. Tú puedes disfrutar también de esto, nada más pídemelo, yo te lo doy, pero quítate eso que traes en el cuello, le pidió con un poco de temor.

El diablo no podía hacerle nada a la muchacha porque ella llevaba una cadenita de oro con un Cristo que le caía en el pecho. Además el diablo era presumido con su novia, le dijo que él era una persona importante porque ayudaba a muchísima gente: a los artistas, a los magos del circo, a los que trabajaban en el teatro, y le mencionaba nombres: Fulano ya es rico porque yo le ayudo…No te creo, le contestaba su novia.

Para desmostar su poder el diablo invitó a la muchacha a un circo que por esos días había llegado a Xochimilco y q8ue se encontraba en os terrenos que conocíamos como el Alfalfar.

¡El circo – habló fuerte Estela- El circo invitaba a la gente del pueblo con muchísima alegría. En aquellos tiempos los artistas organizaban un desfile.

Te voy a llevar para que veas cómo trabajo en el circo, dijo el diablo a su novia _continuó martina-, ella aceptó acompañarlo. Cuando llegaron el diablo se sentó en la luneta: Orita vengo; búscame allá arriba. Allá voy a estar.

La muchacha se divertía mirando a los payasos y a un oso que bailaba al compás del pandero; el mismo animal que actuaba en los cruceros de las calles y en las plazuelas, durante el desfile del circo.

Cuando Tocó el turno de los trapecistas y fueron anunciados con redobles suspensivos, se hizo profundo silencio. Los circenses subieron al columpio y la novia del diablo identificó a su novio vestido también de trapecista. Colgando de las piernas, el diablo lo sujetaba de los tobillos con una evolución bien calculada y ejecutada: perfecta. La gente suspiraba con alivio y aplaudía entusiasmada, sin saber que el diablo los divertía transformado en cirquero.

La muchacha estaba convencida de querer ser la esposa de aquel hombre poderoso. Habló con sus padres: Les comunicó que se quería casar, que su novio era una persona muy importante. Después de interrogarla, sus padres le aconsejaron que no, que aquel hombre no era bueno y finalmente la convencieron para que desistiera.

Así que una tarde, a la hora en que había quedado de verse con él, la chica preguntó: ¡A poco puedes hacer todo lo que quieras?, si pídeme algo, le contestó el diablo.

Ella que tenía preparada una botella- siguió contando Martina-, le dijo: Métete en esa botella. Y el zonzo que se mete. Levantaba la mano y le gritaba aquí su novia, muy risueño: ¡Que tal? ¡Cómo me veo?. Tete chiquito, le contestaba ella. ¡Salte!, y el diablo obedecía, quería de veras a la muchacha. Pero, en la tercera ocación que entró el diablo en la botella, la muchacha le puso rápidamente como tapón, el crucifijo que tenía en el pecho, y quedo encerrado el diablo en la botella ¡Déjame salir!, Gritaba el pobre diablo. Pero la muchacha no se lo permitió y se lo llevó a su casa.

Mostró la botella a sus asombrados papás, quienes miraban y remiraban al charrito. Estaban asustados y acordaron llevar la botella a la parroquia de san Bernardino de Siena. Hasta allá se fueron todos. El sacerdote observó al charrito unos momentos, emitió palabras en latín, hizo que todos rezaran, agrego agua vendita y rompió la botella contra un pilar del altar mayor.

El charro desapareció. El oro, las semillas y todas sus pertenencias también.

Martina concluyó su plática declarando: “La cueva del diablo también desapareció”.

If you enjoyed this post, make sure you subscribe to my RSS feed!

12 thoughts on “Leyendas del México Antiguo: El Diablo que quedo embotellado

  1. Armando

    hola qtal? me gusto mucho las hisorias podrian contar algo mas del charro negro
    Gracias

  2. Armando

    Qonda salu2 ejejeje cuenten mas historias de estas muy interesantes sale Bye

Comments are closed.