La situación en África está desbordada y MSF pide ayuda urgente para luchar contra el ébola


Navegando por la red y nuestros blogs favoritos les traigo este articulo

ebola epidemi africaComo indica José Antonio Bastos, presidente de Médicos Sin Fronteras la situación de la epidemia en África Occidental está desbordada. MSF, la principal organización sobre el terreno ha reconocido que “No podemos más. Pedimos apoyo excepcional a la población, ya que la comunidad internacional no responde”. Las donaciones se pueden hacer a través de internet en el siguiente link.

?

Además, ante la petición de MSF al gobierno español del envío de efectivos de la Unidad Militar de Emergencias, junto con médicos y bomberos entrenados para trabajar con el ébola desde España y la solicitud para que el aeropuerto de Las Palmas de Gran Canaria sirva de base para el transporte de personal y material logístico a África Occidental, el ministerio de Sanidad y la propia Presidencia del Gobierno han dado la callada por respuesta, comportamiento que es el habitual del gobierno español ante cualquier situación. Imagino que esperan que la epidemia termine por sí sola cuando el último africano haya muerto o superado la infección, eso sí por sus propios medios.

?

Entradas relacionadas:

* Tres imágenes y un comunicado de MSF sobre la progresión de la epidemia de Ébola en África

* ¡La ozonoterapia por vía rectal cura el Ébola! y el SIDA, la hepatitis, la diabetes,…

* La epidemia de Ébola se expande exponencialmente por África Occidental

* La explosiva epidemia de Ébola en África

Extraido de:
La situación en África está desbordada y MSF pide ayuda urgente para luchar contra el ébola


¿Qué es la ciencia?


Excelente articulo que pense en compartirles

Universo-la-ciencia-que-es-la-cienciaEl astrofísico Neil deGrasse explica muy didácticamente en qué consiste la ciencia.

?

?

?

?

?

?

?

?

¿Seguro que no pasa nada con que a algunos les guste un Universo pequeño en el que encerrar los anhelos de toda la Humanidad?

?

P.D.

Recomiendo encarecidamente toda la serie de Cosmos. Son sólo 13 capítulos, amenos y tan didácticos que en todos ellos he encontrado nueva información que desconocía antes de verlos.

Entradas relacionadas:

* Experimentos simples para responder grandes preguntas

* La ignorante arrogancia humana

* ¿Tiene el universo un propósito?

* ¿Ha sido el Universo creado sólo para nosotros?

* 1784: cuando el método científico derrotó a la pseudociencia

* El Universo en tres minutos

* ¿Tiene el universo un propósito?

* Si el universo tuviera sólo 6.000 años de antigüedad

* Evidencia o creencia: cómo funciona el método científico (I)

* Un universo de 6.000 años de antigüedad

* Conocimiento o superstición

* Las ofensivas cartas marcadas de los creyentes a la hora de discutir sobre ciencia

* Astronomía y planetología creacionista

* ¿Se debe debatir con creacionistas?

* Michael Specter hablando sobre el peligro del pensamiento anticientífico

?

Lee más Aquí:
¿Qué es la ciencia?


¿Por qué hay artículos científicos que avalan la homeopatía, acupuntura, reiki, etc?


Surfeando por la red les traigo estoa mis lectores

Cualquiera que haya buscado en internet sobre cualquier tema sobre salud (o incluso aunque no) habrá podido comprobar la enorme cantidad de remedios milagrosos, curalotodos y demás estafas que, bajo la cobretura de una palabrería de apariencia científica, pululan por la red. Para el común de los mortales, muchas veces es difícil distinguir cuándo el remedio de turno es legítimo y cuando no es más que un sacacuartos. Esto es especialmente cierto cuando algunas de estas pseudoterapias es respaldada por algunos médicos, tal y como sucede con la homeopatía, la acupuntura, quiropráctica, reiki, los antineoplasmones de Burzynski, etc. Sus defensores “médicos”, muchas veces con formación científica, se encargan de producir una gran cantidad de estudios que demuestran las bondades de su terapia favorita. Estos estudios, a su vez, son usados por los defensores, vamos a llamarles “amateurs”, que aparecen en cualquier blog que los critique con argumentos como “pues mira el artículo XXX publicado en la revista YYY”.
En la mayoría de los casos, una primera lectura del artículo presentado por el magufo de turno ya es suficiente para ver una gran cantidad de deficiencias. Normalmente estos artículos tienen un número muy pequeño de casos, no tienen en cuenta el efecto placebo, no usan el doble ciego, las técnicas estadísticas son deficientes, etc. Sin embargo, entre toda la morralla que hay en estos campos, sí podemos encontrar algunos casos puntuales de estudios bien hechos, con un número adecuado de casos, considerando placebo, etc. Lo curioso es que, en la mayoría de los casos, cuando otro grupo intenta replicar esos resultados obtiene resultados negativos. ¿Por qué sucede esto? ¿Quién tiene razón, el que encuentra que el tratamiento es eficaz, o el que no?
Para poder explicarlo, primero tenemos que entender qué es lo que realmente se hace en un estudio clínico. Cuando un paciente recibe un tratamiento y se cura, en realidad no sabemos si se ha curado por el tratamiento o por cualquier otra causa. De la misma manera, si el paciente no mejora, no podemos asegurar que el tratamiento no sea efectivo. Tal vez factores que ignoramos han contribuido al fracaso. ¿Cómo podemos saber entonces si un tratamiento merece la pena o no? Pues la manera de hacerlo es administrándoselo a muchos pacientes y comparando cómo reaccionan esos pacientes frente a los que no lo han recibido o han recibido otro, al que llamaremos grupo de control. Si el grupo que ha recibido el tratamiento tiene más casos de curaciones o mejoras que el de control, ya podemos empezar a decir que la terapia funciona… bueno, no del todo.
Hay muchas cosas que tenemos que tener en cuenta antes de cantar victoria. Primero, nos tenemos que asegurar de que el grupo de control y el del tratamiento sean equivalentes para todos los factores que pueden influenciar el resultado (sexo, edad, otras enfermedades, nivel económico…). Por ejemplo, si en un grupo la edad media es mucho mayor que en el otro, es esperable que sus resultados sean peores, independientemente de la bondad del tratamiento. Muchas veces los factores que hay que controlar son muy sutiles, por lo que muchos estudios quedan invalidados al descubrirse algún factor que no se ha tenido en cuenta.
Pero incluso con un control estricto de todos los factores, todavía podemos tener problemas. Y eso es debido a las bases matemáticas en las que se fundamentan los estudios clínicos. En este tipo de trabajos, se comparan dos tratamientos (o un tratamiento y placebo), y se miden las diferencias entre los resultados de uno y otro grupo. Incluso si ambos grupos son exáctamente iguales, estadísticamente sería muy improbable que obtuvieramos exáctamente los mismos resultados, por lo que la pregunta fundamental que debemos responder no es ¿cuál es la diferencia entre ambos grupos? sino ¿son estas diferencias significativas o producto de fluctuaciones estadísticas?
Para contestar a esta pregunta se tienen en cuenta dos hipótesis diferentes. La primera se llama hipótesis alternativa, que es la que queremos “demostrar”: que nuestro tratamiento funciona y es mejor que el otro, o que nada. La segunda se llama hipótesis nula. Generalmente es “no existe diferencia entre el tratamiento y placebo”, o “el tratamiento A no es mejor que el tratamiento B”. Esta se considera cierta por defecto, y el resultado final no es una “demostración” de si el tratamiento funciona o no, sino cómo de probable es tener los resultados que hemos obtenido si la hipótesis nula es cierta. Hay muchas maneras de reportar esto, pero una de las más comunes es usar el factor p o factor de significancia. Su valor es, precisamente, la probabilidad mencionada. Aunque con ciertas críticas, en medicina se empiezan a considerar relevantes resultados con un valor de p<0.05, o sea, resultados con una probabilidad menor del 5% si la hipótesis nula fuera cierta.
Como esto es un poco abstracto, vamos a ver un ejemplo simple para ilustrarlo. Imaginemos que, para celebrar las visitas que tiene el blog, los colaboradores nos vamos a tomar unas cervezas. En un momento dado, y ya con unas cuantas jarras vacías, Ateo666666 y yo nos apostamos quién paga la cuenta a cara o cruz. Ateo saca una moneda, la lanza y sale cruz…¡mierda! me toca pagar. Sin embargo, yo no estoy muy convencido. Todos sabemos que los ateos son seres inmorales, mentirosos y beben sangre humana, así que tengo la seria sospecha de que Ateo ha usado una moneda trucada, así que me hago con ella para comprobarlo.
Mi intención para demostrar la perversidad de Ateo es lanzar la moneda cinco veces y comprobar cuántas veces obtengo cara y cuántas cruz. Aquí mi hipótesis nula es que la moneda es una moneda sin trucar y por lo tanto la probabilidad de obtener cruz es del 50%. Mi hipótesis alternativa es que la probabilidad de obtener cruz es mayor del 50%. Así que empiezo a lanzar la moneda. La primera sale cruz, eso tiene una probabilidad del 50% (p=0.5). La segunda, también cruz, p=0.25. La tercera, p=0.125, la cuarta, p=0.0625 y la quinta cruz consecutiva tiene una significancia de p=0.03125. Ahí está mi prueba de la infamia de Ateo, así que corro raudo a denunciarle ante el resto de colaboradores para expulsarle por su inmoralidad.
Pero resulta que Manuel, que es un escéptico malvado, no está tan convencido como yo, y me pide la moneda para repetir el experimento él mismo. Lanza la moneda cinco veces y obtiene cara tres veces y cruz dos. La probabilidad de sacar cruz dos o más veces lanzando una moneda sin trucar cinco veces es de p=0.8125. ¿Cómo puede ser esto? Observad que mi resultado es poco probable, poco más del 3%, pero no especialmente difícil. ¿Puede ser que la moneda sea justa y yo haya obtenido simplemente un resultado extremo? ¿O está trucada y ha sido Manuel el que ha obtenido un resultado extremo? ¿A cuál de los dos experimentos debemos creer?
Para resolver el dilema, nombramos juez a J.M.. Para determinar qué creer ante estos resultados, J.M. decide hacer el equivalente a una revisión sistemática de estudios. En estas revisiones, un autor o grupo de autores recolecta los datos de todos los experimentos pertinentes y analiza estadísticamente sus resultados teniendo en cuenta la calidad de cada uno, el número de casos representados, los factores que se han tenido en cuenta, etc. En nuestro ejemplo la situación es mucho más simple. Ambos experimentos son idénticos y tienen el mismo número de casos, así que podemos analizarlos de forma sencilla. J.M. se da cuenta de que ambos resultados pueden ser considerados como resultados parciales de un experimento en el que se haya lanzado la moneda 10 veces, obteniendo cruz 7 veces y cara 3. En estas circunstancias, nuestro factor p es de 0.1719. Es decir, con una moneda que tenga una probabilidad del 50% de obtener cruz, este resultado, o uno más extremo, tiene una probabilidad de obtenerse de casi el 17.2%. Así que por mucho que me pese, me toca pagar la ronda de cervezas y ofrecer una disculpa a Ateo por haber dudado de su honradez.
Así, este es, básicamente, el motivo por el que hay algunos estudios bien realizados en los que se encuentran efectos significativos de terapias evidentemente inútiles, como la homeopatía, la acupuntura, aromaterapía, etc. Además, este efecto se ve exacervado por el llamado sesgo de publicación. Si alguien pretende publicar en una revista prestigiosa que el cáncer no se puede curar con agua mágica, ¿qué respuesta puede esperar? ¿Has descubierto que clavar una aguja en la ingle no cura el asma? Buena suerte intentando publicar eso. En cambio, un resultado sorprendente sí tiene mucha más aceptación. De forma que, cuando uno revisa los artículos publicados sobre una determinada terapia, no está obteniendo una muestra significativa, sino una sesgada hacia la existencia de un efecto terapeutico.
Nota:
Si alguien quiere calcular las probabilidades por su cuenta, en el caso de la moneda se debe usar la distribución binomial.

Artículo original:
¿Por qué hay artículos científicos que avalan la homeopatía, acupuntura, reiki, etc?


Método de detección precoz del VIH en niños menores de 18 meses


Hola amigos de Tenoch, la mejor seleccion de articulos de la red chquen este

Un grupo de investigación español está desarrollando un método rápido y económico para detectar el virus VIH en niños menores de 18 meses. La idea es aplicarlo en países que no tienen acceso a sistemas de detección de coste mucho mayor. Este método todavía tiene que ser perfeccionado, lo cual requiere más investigación, y para ello necesitan fondos. Los responsables del proyecto están pidiendo aportaciones económicas por “crowdfunding”, tú puedes formar parte del proyecto favoreciendo a personas de las regiones más desfavorecidas. Podéis encontrar más detalles sobre el proyecto pinchando en ESTE ENLACE.

El siguiente video te lo cuenta de manera resumida

Lee más:
Método de detección precoz del VIH en niños menores de 18 meses


Desde el punto de vista evolutivo, los humanos somos más artesanos que filósofos


Hola amigos y amigas de Tenoch, como siempre les traigo la mejor seleccion de articulos de la red

Cerebellum_animation_smallDesde hace casi un siglo las espectaculares capacidades cognitivas de la especie humana se han atribuido casi exclusivamente al aumento del tamaño del neocórtex, tejido cerebral que ha sido descrito como “el mayor logro de la evolución y el sustrato biológico de la destreza mental humana”. Pero sorprendentemente esta idea, presente en todos los libros de texto, puede que no sea del todo cierta.

Así, en plena época de la más sofisticada tecnología científica, un par de investigadores británicos han realizado un sencillo a la vez que elegantísimo estudio que puede alterar las teorías actuales sobre cómo hemos llegado a ser lo que somos. Nuestros protagonistas han recolectado de diferentes fuentes las medidas de peso y tamaño de diferentes regiones del encéfalo en las distintas especies de mamíferos, primates incluidos. Lo primero que observaron es que, en consonancia con el saber sólidamente establecido desde hace décadas, dentro de la escala evolutiva de los mamíferos, el neocórtex ha sufrido un aumento espectacular de tamaño en los primates tal y como se muestra en las líneas coloreadas de la siguiente figura:

neocortex

Pero lo llamativo de estudio es que cuando representaron el tamaño del cerebelo

cerebelo

éste también había sufrido un gran aumento, proporcionalmente mayor incluso que el del neocórtex. Cuando se compara el incremento de cada una de estas regiones del encéfalo se observa

2 cerebelo

una tendencia a la especialización cerebelar de los primates, en donde el ser humano sería simplemente el caso más extremo. Así entonces, mientras los chimpancés de la especie Pan troglodytes tienen un neocórtex un 230% más grande que los babuinos, su cerebelo es sin embargo un 300% mayor. Algo similar ocurre en los humanos en donde el neocórtex es un 818% más grande que el de los babuinos pero el cerebelo es un 940% mayor.

Además los autores del estudio añaden que

Nuestros resultados contradicen la creencia generalizada de que el cerebro humano se distingue principalmente por la expansión relativa del neocórtex e indican que las medidas comparativas usadas comúnmente, tales como el tamaño del cerebro en general, el tamaño del neocórtex y el número de neuronas neocorticales no logran captar los aspectos más importantes de la evolución del cerebro. Un neocórtex agrandado ha sido generalmente considerado como el sustrato de la cognición superior y se ha relacionado en particular, a la evolución de la inteligencia social. La evolución humana, sin embargo, se caracterizó por el incremento de las complejidades tanto tecnológica como social. Es particularmente probable que el cerebelo haya desempeñado un papel en la complejidad tecnológica, a través de su participación en el aprendizaje de habilidades senso-motoras, la imitación y la producción de secuencias complejas de comportamientos, como aquellos implicados en la fabricación y el uso de herramientas.

Los autores también indican que

Aunque el cerebelo y el neocortex tienden a evolucionar juntos [...] nuestros resultados sugieren que la selección natural actuó de forma desproporcionada sobre los componentes del cerebelo durante la evolución de los homínidos, incluyendo los seres humanos.

Y finalmente concluyen que

Dado el papel del cerebelo en el control senso-motor y en el aprendizaje de secuencias de acción complejas, la especialización cerebelar es probable que hayan apoyado la evolución de las avanzadas capacidades tecnológicas de los humanos, que a su vez puede haber dado lugar a una preadaptación para el lenguaje. La confluencia entre las diferentes líneas de evidencia [...] y nuestra documentación de la rápida expansión del cerebelo, sugiere por que el actual énfasis casi exclusivo en el cerebro anterior como el lugar geométrico de las funciones cognitivas avanzadas puede ser exagerado y apunta a un papel clave para la cerebelo en la evolución cognitiva humana.

Entradas relacionadas:

* Separando la verdadera neurociencia de las neurochorradas

* A vueltas con los viejos test de inteligencia

* La iniciativa BRAIN para el impulso de las neurociencias

* Los habitantes de la Inglaterra Victoriana fueron más inteligentes que los modernos occidentales

* El libre albedrio y la culpabilidad penal a la luz de la neurociencia

* Una red cerebral separa a los humanos de los simios

* Toma de decisiones ¿reflexión o pura coincidencia?

* La psiquiatría debe romper las cadenas de la religión

* ¿La creencia en el libre albedrío nos hace mejores?

* Alteración de la conducta humana por parásitos y el libre albedrío

* Un par de apuntes acerca de la superioridad moral humana

* Minicerebros humanos artificiales pero orgánicos

* Lo emocional puede secuestrar a la razón

* La magia (científica) de hacer desaparecer el cerebro

* ¿Puede residir la conciencia fuera del cerebro?

Via:
La Ciencia y sus Demonios