pH, mentiras y cintas de vídeo


Hola amigos de Tenoch, como siempre les traigo la mejor seleccion de articulos de la red

?

pH_Scale

Escala del pH, ese gran desconocido.

Como muchos ya sabréis, los submundos magufos de internet están llenos de milagrosas curas para el cáncer, lo cual es absurdo por varios motivos. Por ejemplo que para cualquiera con dos dedos de frente no existen curas milagrosas, en segundo lugar si hay tantas curas para evitar y curar el cáncer como es que esta entre nosotros desde tiempos inmemoriales y, por último pero no menos importante, lo que a estas alturas debería hacer saltar todas las alarmas: “el cáncer”. Y es que como ya sabéis los que leéis cosas serias no existe “el cáncer” existen distintos tipos de cánceres y todos tienen características que los diferencian unos de otros, por eso no hay una cura, sino varias. Porque si, existen curas para algunos cánceres por mucho que los magufos se empeñen en que no.

Pero si hay una de esas curas milagrosas que me ha llamado la atención ultimamente es la llamada “dieta alcalina”

RESUMEN DE LA “DIETA ALCALINA”

La llamada “dieta alcalina” es una subnormalidad (las cosas son como son) que predica que el cuerpo necesita un pH alcalino para estar sano mientras que un pH a?ido hará que aparzca “EL CÁNCER” (pongan la música de acojone que más les guste). Y postula además que con nuestra alimentación podemos mantener ese pH en el “valor” correcto para que “EL CÁNCER” (¡Chan, chan, chaan!) no solo no haga aparición sino que… ¡Podemos curarlo! ¡Aleluya!

Y todo esto viene “respaldado” por el premio nobel Otto Heinrich Warburg, galardonado por su investigación “La causa primaria y la prevención del cáncer” en 1931. Y los médicos y las farmacéuticas no han hecho nada. Malditos sean 70 veces 7, o algo.

Así según cuentan, Warburg descubrió que “EL CANCER” (¡Chan, chan, chaan!) se desarrolla por una “alimentación antifisiológica” lo que produce un entorno ácido en el organismo, que a su vez dificulta el aporte de oxígeno a los tejido. Ante este doblete acidosis e hipoxia (falta de oxigeno) las células se protegen dando lugar a “EL CANCER” (¡Chan, chan, chaan!).

¿Y qué podemos hacer nosotros, simples mortales, para evitarlo o incluso combatirlo si ya ha aparecido? ¿Serán los dioses tan crueles como para dejarnos impotentes ante “EL CANCER” (¡Chan, chan, chaan!?

¡No! Porque resulta que los demonios de la nutrición han dotado a ciertos alimentos de propiedades que alcalinizan la sangre y nos protegen de todo mal y con un par de tablas valdría de que alimentos son de cada clase fiesta. De esta forma nos aseguramos un pH alcalino lo que genera una mejor oxigenación de los tejidos.

Pero el mundo es un lugar complicado y por tanto la “dieta alcalina” tampoco puede ser tan sencilla. Y es que resulta que todo lo ácido no acidifica y todo lo alcalino no alcaliniza, porque claro el limón y los cítricos son alimentos ácidos pero también son chachipirulis y no queda bien decir que son malos mientras que las carnes (todas sin excepción que tampoco hay que hilar muy fino) son malisimas-de-morirse a pesar de que los aminoácidos pueden ser básicos. Si alguien le encuentra otra explicación que me lo diga. Y todo aderezado con los malos típicos: el azucar, los medicamentos, la quimioterapia… Y como no las Malvadas Farmacéuticas®

Y este es más o menos el resumen de esta soberana memez que en cada página adornan de manera más o menos florida así que ya podemos pasar a las cosas serias.

LA VERDAD SOBRE EL pH.

Las distintas páginas magufas insisten en que hay que mantener un pH elevado (alcalino) para mantener la salud (algunas no se limitan solo a “EL CÁNCER” (¡Chan, chan, chaan!) e incluyen las enfermedades infecciosas en el saco) llegando alguna a decir que a un pH de 7,4 todavía sobreviven las células cancerosas y recomendando alcanzar un pH de 8,4. Como veremos esto es un soberana majadería por no decir que es simplemente mentira y además muy peligroso.

El pH no es más que una escala para medir la ácidez de algo siendo una escala que va de 1 a 14 donde el 1 es lo más ácido y el 14 lo menos (también interpretable como lo más alcalino) quedando el 7 como lo que se conoce como pH neutro. Esta escala no mide nada más ni nada menos que la concentración de H+ en el medio.

La realidad es que el cuerpo tiene diversas partes y diferentes tejidos que a su vez por sus características mantienen un pH distintos. Así no es el mismo en la sangre que dentro de las células que entre otras cosas pueden producir ácidos oscilando el pH intracelular entre 6 y 7,4 según los tejidos. Y aunque los magufos nunca lo especifican de las “explicaciones que dan se desprende que se refieren al pH sanguíneo así que de eso voy a hablaros.

El equilibrio ácido base de la sangre es un tema delicado, tanto que tiene un margen bastante estrecho, siendo 7,35 a 7,45 el rango en sangre arterial. Lo repito, arterial. No nos olvidemos que la sagre venosa tiene un rango distinto y más bajo. Pero a efectos médicos el importante es el pH arterial.

De mantener este pH se encargan los llamado sistemas tampón, el riñón y el pulmón que ahora veremos.

La primera línea de defensa son los conocidos como tampones que no son más que sustancias que se unen a los ácidos de forma reversible según la ecuación:

H+ + A < => HA

Donde H+ son los protones libres, A el amortiguador (tampón) y HA el compuesto generado.

Como veis la ecuación es bidireccional de manera que cuando aumenta o disminuye la concentración de H+ la reacción se desvía hacia un lado u otro generando más o menos HA respectivamente lo que mantiene mantiene el nivel de pH.

Estos sistemas tampón son distintos en el medio intra o extracelular e incluyen bicarbonato, fosfato o proteinas (pero ¿la carne no es mala?).

Como segunda línea de defensa contra la variación del pH sanguíneo es el pulmón. Y es que el principal estimulante del centro respiratorio es… ¡El H+! (seguido del CO2). Así si aumentan los protones en sangre el centro respiratorio estimula la eliminación de CO2 a través del pulmón, eliminando ácido del cuerpo. Por el contrario si descienden demasiado disminuirá la ventilación reteniendo carbónico y de equilibrando el pH.

Y por si todo esto os sabe a poco todavía nos queda la última línea de defensa, el riñón, que funciona a varios niveles, eliminando ácidos si sobran, reteniendolos si faltan, generando HCO3- ó eliminandolo cuando sea menester.

Como podéis ver mecanismos de compensación no faltan así que llega el momento de contestar a la gran pregunta. ¿Podemos alterar el pH con la alimentación? La respuesta es corta es no, la larga es un “hombre, a mala hostia” y es que es cierto que podemos producir una acidosis pero a base de tomar aspirinas como caramelos o una alcalosis a base de tomar bicarbonato a “puñaos” (aunque no por lo que os pensáis) pero en condiciones normales con la dieta no.

Y es que parémonos a pensar por un momento……. El pH del estómago está cerca del 1 ¿de verdad creéis que lo que le podáis añadir por una rodaja de piña se va a notar? Y además luego el páncreas se encarga de neutralizar todos esos ácidos.

REPASO RÁPIDO DE LOS CÁNCERES.

Un cáncer es básicamente una población de células que se reproduce independientemente de la regulación del cuerpo (tumor) y que además tiene unas características que le confieren lo que en medicina se llama malignidad. A saber: son capaces de invadir otros tejidos, pueden metastatizar (dar otros focos a distancia), recidivar en el sitio cuando han sido extirpados (volver a salir) y algunos pueden producir sustancias activas que alteran el funcionamiento del organismo (síndrome paraneoplasico).

En todas estas caracteristicas hay diferencias entre ellos, así un carcinoma basocelular (un tipo de cáncer de piel) tiene una evolución local muy lenta y es muy, muy raro que recidive o metastatice. Sin embargo un carcinoma microcítico de pulmón lo más probable es que ya haya dado metástasis en el momento del diagnóstico.

Y esto es así porque las cualidades del tejido original, las mutaciones y otras circunstancias (presencia de vasos linfáticos, anatomía regional, mutaciones…) varían de unos a otros.

En cuanto al consumo de oxígeno, efectivamente en muchos cánceres parece estar alterado, dependiendo de la glucólisis anaerobia en mayor medida que otros tejidos sanos. Pero a pesar de que no se conoce totalmente el por qué, se barajan muchas posibilidades pero en todas el punto de partida es la mutación en distintos genes que estimulan la vía de la glucólisis.

Fijaos bien porque aunque parece lo mismo que dicen los gurús de la “dieta alcalina” en realidad es todo lo contrario. Primero el cáncer y luego la glucólisis y el medio ácido.

Y además el metabolismo anaerobio no es exclusivo de los cánceres. Los tejidos normales también la utilizan, algunos en momentos puntuales, como pueda ser el tejido muscular, y otros como norma de vida, como los cartílagos articulares.

ENTONCES…¿?

tabla-alimentos-alcalinizantes

Si alguien puede siquiera imaginar cual es la base de esta clasificación, que por favor me la explique.

Con todo lo expuesto hasta ahora ya debería haberos saltado la alerta de magufos, de hecho tendría que haber saltado nada más leer el nombre de la dieta, pero aun así vamos a ver algunas cosas de este portento de la nutrición con más detalles.

Lo primero es que ya sabemos que salvo que lo hagamos con muchas ganas de poco nos va a servir la alimentación para regular el pH de la sangre. Ya hemos visto que fisiológicamente tenemos varios métodos para evitar la acidosis y la alcalosis. Pero es que aunque pudiesemos hacerlo, subir el pH sanguíneo por encima de 7,45 NO es bueno (las mayúsculas para dar énfasis) ya que produce unas adaptaciones que pueden ser mortales y en curiosamente contrario a lo que promulgan los iluminados de turno.

Así que vamos a desmontar las afirmaciones una por una:

1.- La alcalosis mejora la oxigenación

¡MENTIRA! Y gorda.

Decir eso es de ser uno de los mayores embaucadores del mundo o de ser un descerebrado que no tiene ni idea de lo habla.

Y es que precisamente los efectos metabólicos de la alcalosis lo que hacen es aumentar la concentración de ácidos en sangre.

Así de los efectos de la alcalosis es precisamente activar la glucólisis anaerobia aumentando la producción de ácidos endógenos (del propio cuerpo).

Además, con el fin de retener ácidos, disminuye la ventilación pulmonar lo que a su vez disminuye la oxigenación (¿no decían que era al revés?) lo que en personas predispuestas puede provocar una insuficiencia respiratoria, que no es nada bueno.

Por si fuera poco produce constricción de los vasos, disminuyendo el riego a los tejidos, lo que disminuye el aporte de oxígeno… Y acaban estimulando la glucólisis anaerobia que produce ácidos…

Además en un intento de equilibrar el asunto la sangre elimina potasio hacia el interior celular y hacia la orina intercambiándolo por H+, lo que produce una déficit de potasio que puede llegar a matar.

Pero aún hay un último jugador en esta partida, la hemoglobina. A fin de cuentas es la máxima responsable de transportar y liberar el oxígeno en los tejidos. Pues resulta que a nuestra amiga le gusta quedarse con el oxígeno en los entornos alcalinos y deshacerse de él en los entornos ácidos. A fin de cuentas es una manera fácil de saber que tejidos los necesitan.

En resumen no hay ninguna forma de que la alcalosis mejore la oxigenación de nada.

2.- “Todas las células normales poseen un requisito esencial para vivir, y es contar con el oxígeno, pero aquellas que se vuelven cancerosas pueden hacerlo perfectamente sin esta condición – Se trata de una regla sin excepción” atribuida a Otto Heinrich Warburg.

Quitando el hecho de que esta frase solo la he visto en páginas magufas que promueven esta gilichorrez, ya hemos visto antes que la primera mitad de la frase es verdad a medias mientras que la segunda es una mentira como un templo de grande. Así que no me voy a entretener más.

3.- Otto Heinrich Warburg ganó el nobel por su investigación “La causa primaria y la prevención del cáncer” en 1931.

Esto es también mentira y gorda. De acuerdo que el hombre ganó el nobel en el 31 pero en realidad fue por “el descubrimiento de la naturaleza y mecanismo de acción de la enzima respiratoria” traduciendo los citocromos y el papel del hierro en la respiración celular.

4.- Los tumores se alimentan de glucosa, por lo tanto el azúcar refinado es malo muy malo. No como su hermano el azúcar moreno.

Pues aquí tienen algo de razón. Los tumores se alimentan de glucosa ¡como todas las células del organismo!. Tanto es así que si no la hay el cuerpo la fabrica y una falta de glucosa puede ser mortal, ¿o no habéis oído hablar de la hipoglucemia, tan temida en los diabéticos?

En cuanto a lo malo muy malo que es el azúcar refinado y lo bueno que es el azúcar moreno que queréis que os diga. Los dos se llaman azúcar por algo, porque básicamente son lo mismo mitad glucosa mitad fructosa. Echad cuentas vosotros.

5.- “La quimioterapia acidifica el organismo a tal extremo que se precisa recurrir a todas las defensas alcalinas posibles para poder neutralizar los efectos. Se sacrifican grandes cantidades de la reserva de minerales de los huesos, dientes, uñas, cabello e incluso articulaciones. De ahí los efectos visuales que podemos contemplar en aquellos que se encuentran bajo su tratamiento.”

Esta afirmación la he sacado tal cual (ctrl-c, ctrl-v) de una página (la menos escandalosa, por lo menos no aboga por el pH de 8,4) y está tan llena de burradas que es casi imposible de desmontarla sin entrar en demasiados detalles.

Lo primero es que la quimioterapia no busca acidificar el organismo, eso nos mataría sin más. Dejando de lado de que estos tratamientos cambian y mejoran con cada hora que pasa, el fundamento es intentar atacar a las células malignas y dejar las sanas al margen. ¿Y que caracteriza a las células cancerosas? Su proliferación aceleradísima. Y eso es lo que hacen, atacar a las células con un alto indice de replicación. Problema, hay cosas como el pelo que también se replican muy rápido y sufren sus efectos. De todas formas en la actualidad se buscan dianas moleculares lo más especificas posible de los tumores para minimizar efectos en otros tejidos.

CONCLUSIONES

En definitiva nos encontramos en ante otra giliterapia carente de cualquier fundamento científico y que, como hemos visto, tira de los recursos tópicos de estas cosas, es decir mentiras y medias verdades. Y lo peor es que hacen afirmaciones demasiado peligrosas, como alcanzar un sanguíneo de 8,4 lo que puede resultar mortal.

Otro de los lugares comunes es la ausencia de fuentes o de explicaciones. Así no sabemos que hace que un alimento sea “ácido” o “básico” de manera que el limón, indiscutiblemente ácido, supuestamente alcaliniza la sangre por un mecanismo mágico no explicado mientras que la naranja no lo hace. Misterios de la humanidad.

Por otro lado los hidratos de carbono son malos malisimos, aunque tampoco sabemos como, supuestamente, acidifican la sangre (sin tener en cuenta que son básicos para el organismo).

Otro de los lugares comunes es que vale para todo, lo mismo adelgazas que te curas de un cáncer, pasando por “desintoxicarte” sea eso lo que sea.

En definitiva, aunque he intentado explicar de manera sencilla las falsedades de esta majadería, aplicando los mecanismos básicos para la detección de magufadas podemos olernos la tostada desde lejos.

BIBLIOGRAFIA

Miran Jang, Sung Soo Kim, and Jinhwa Lee. (2013). Cancer cell metabolism: implications for therapeutic targets. Experimental & Molecular Medicine. doi:10.1038/emm.2013.85

Guyton y Hall – Tratado de fisiología médica. 11ª ed. Elsevier.

Sisinio de Castro- Manuel de patología general. 6ª ed. Elsevier.

?

Via:
La Ciencia y sus Demonios


Humanos genéticamente modificados a la carta ¿ciencia ficción o ciencia a secas?


Hola visitantes de Tenoch, en esta ocasión les traigo el siguiente articulo ojala sea de su interes

nexus 6 blade runner tyrell corporationUno de los temas más recurrentemente tratados por la ciencia ficción es la modificación o incluso la creación de seres humanos. Sólo hay que recordar a los replicantes de la mítica “Blade Runner”, seres humanos artificiales fabricados mediante ingeniería genética, que aunque superaban a los nacidos de manera natural en diversas facultades eran sin embargo utilizados en trabajos peligrosos como esclavos en las “colonias exteriores” de la Tierra, ya que se consideraban meros productos fabricados por la compañía biotecnológica “Tyrell Corporation”, por lo que carecian de cualquier tipo de derechos. Pues bien, aunque pueda sorprender, la tecnología capaz de modificar o “mejorar” seres humanos es ya una realidad a día de hoy.

A pesar de los gigantescos adelantos en genética y genómica realizados en las últimas décadas, en donde se puede conocer todo un genoma completo de una especie en un tiempo relativamente corto o modificar fácilmente (mediante la incorporación o eliminación de genes) organismos relativamente sencillos como virus, bacterias, etc., sin embargo la manipulación de genes en organismos superiores como los mamíferos encontraba muchas dificultades, resultando en la práctica un proceso tedioso, complejo y sobre todo muy aleatorio, puesto que por ejemplo los genes incorporados a los animales transgénicos pueden insertarse de manera totalmente inespecífica y con un número variable de copias en cualquier lugar del gigantesco genoma de animal en cuestión. Los problemas también aparecen cuando se quiere eliminar un gen determinado de un animal (los llamados “knockout”) debido a la baja tasa de recombinación existente en organismos superiores.

Sin embargo, allá por el ya lejano 1987 un grupo de científicos japoneses describieron una supuesta observación menor de la que los propios investigadores comentaron en el articulo que no sabían si tenía relevancia biológica alguna. Sorprendentemente casi tres décadas después, aquella muy secundaria observación ha permitido abrir la puerta a una fácil manipulación de los genomas de cualquier organismo, por muy complejos que éstos sean. Así en el año 2013, cinco artículos casi consecutivos publicados en las más prestigiosas revistas científicas [1, 2, 3, 4 y 5] informaron de la aplicación de las viejas secuencias bacterianas identificadas en 1987 y diversas proteinas asociadas a ellas (conjunto que ahora es conocido como CRISPR-Cas) como una herramienta sencilla y totalmente versátil para “editar” genomas, bien eliminando o introduciendo muy fácilmente secuencias parciales o incluso genes completos.

investigacion basica ruedaInciso: este es otro de los innumerables ejemplos que muestran de manera evidente que la ciencia es un ente compacto en el que no se puede eliminar la investigación básica, tal y como parecen pretender todos esos gestores y políticos tan empeñados en obtener rendimiento económico de la ciencia a corto plazo y dedicados en cuerpo y alma a martirizar a los sufridos investigadores con la aplicabilidad inmediata de la ciencia.

Pero volviendo al tema que nos ocupa, el sistema CRISPR-Cas ahora optimizado a la ingeniería genética consiste en un RNA que posee una región de unos 20 pares de bases complementaria al punto donde se quiere alterar el DNA, RNA que se encuentra acoplado a una enzima capaz de cortar ese material genético en las dos hebras del cromosoma en cuestión.

CRISPR-Cas

Entonces si se quiere eliminar un fragmento de DNA determinado se usan dos elementos CRISPR-Cas con especificidad para cada uno de los extremos a cortar y ya está, porque lo poderoso de esta técnica es que es el sistema de reparación del DNA de la propia célula el que se encarga de volver a pegar los dos extremos recién cortados, reinstaurando la estructura del cromosoma. Así, en caso de querer incorporar un gen dentro del punto de corte simplemente se añade a la célula un fragmento de DNA que incluya la secuencia en cuestión y que tenga por extremos dos regiones complementarias a la secuencia proximal a los cortes generados por CRISPR-Cas en el cromosoma y nuevamente el propio sistema de reparación del DNA celular se encarga de insertar el fragmento genético.

Y no sólo eso, sino que el grupo del Dr. Izpisua Belmonte ha publicado un artículo muy recientemente en el que un sistema CRISPR-Cas específico para una región del genoma del virus HIV se introduce en células madre pluripotentes con vistas a una terapia contra esta enfermedad. Así la idea es sacar células madre de pacientes con HIV y modificarlas con CRISPR-Cas específico antiviral.  Y después de irradiar al paciente para eliminar todas las células del sistema inmune, se introducirían en el individuo las células madre modificadas que serían capaces de regenerar otra vez el sistema inmune del paciente, salvo que ahora sería resistente a la infección viral (puesto que todos aquellos virus que se inserten en el genoma humano serán reconocidos y cortados por la enzima incluida en CRISPR-Cas) impidiendo la posterior replicación viral y eliminando entonces los virus que hubieran quedado remanentes tras la irradiación, hecho éste que ya ocurrió en algunos transplantes de médula osea en pacientes seropositivos.

Ahora bien si en lugar de usarse células madre se usaran gametos o zigotos humanos, con esta técnica se obtendrían individuos genéticamente modificados a la carta, por ejemplo que no padezcan una determinada enfermedad genética hereditaria por eliminación o sustitución del gen dañado o que tengan potenciado algún gen por modificación de una determinada secuencia génica o incluso que fueran individuos transgénicos para cualquier gen que se considere beneficioso aunque el material donante original provenga de cualquier otra especie, animal o vegetal o incluso sintético.

crispr-cas chain reaction mendelY lo más llamativo del caso es que esta técnica está en vertiginoso perfeccionamiento, así la semana pasada se publicó un artículo en la prestigiosa revista Science en donde se demostraba una nueva aplicación que permite una “reacción en cadena” de esta tecnología, de tal manera que el cambio inicial producido en el genoma de un único organismo modificado genéticamente una vez generado se puede transmitir automáticamente a toda la prole de manera homozigota y dominante, por lo que partiendo de ese único individuo todos los hijos, los nietos y el resto de las nuevas generaciones son siempre portadores del cambio en los dos cromosomas independientemente de con quienes se crucen tal y como se indica en la figura de la derecha. Es decir, las leyes mendelianas de la herencia quedan invalidadas por completo en este sistema y se expanden las posibilidades de esta ya de por sí potentísima técnica de manipulación génica.

De tal forma que en la actualidad ya ha aparecido el eterno debate asociado a cualquier avance científico, con partidarios de una moratoria o incluso de la prohibición del uso de esta técnica en línea germinal humana por sus implicaciones éticas y los que consideran que hay pocas diferencias conceptuales con respecto a otros polémicos asuntos del pasado actualmente zanjados como la inseminación artificial y la selección de embriones para evitar enfermedades genéticas del propio feto (o para curar a hermanos ya nacidos) o las más actuales aplicaciones como son los embriones de tres padres.

En resumen, la polémica está servida, pero lo que parece claro es que estamos llegando al punto en el que la ciencia ficción se convierte en realidad.

?

Entradas relacionadas:

* ¿Es posible y adecuado revivir especies extintas?

* ¿Qué es una especie?

* En el fondo levaduras y humanos no somos tan diferentes

* ¿Qué nos hace humanos?

* Pureza racial, racismo y evolución humana a la luz de la genética

* Una mutación ¿una nueva especie?

* El libre albedrio y la culpabilidad penal a la luz de la neurociencia

* Nuevos fósiles procedentes de China confirman la complejidad de la evolución humana en el continente asiático

* Alteración de la conducta humana por parásitos y el libre albedrío

* Parásitos que controlan la mente

* ¿Para qué estudiar la evolución? Utilidades y aplicaciones prácticas

* Entendiendo la evolución

* La historia evolutiva del mono borracho

* Desde el punto de vista evolutivo, los humanos somos más artesanos que filósofos 

* Un par de apuntes acerca de la superioridad moral humana

Da clic para ver el original:
Humanos genéticamente modificados a la carta ¿ciencia ficción o ciencia a secas?


¿Por qué dejamos de hacer preguntas?


Hola amigos de Tenoch, como siempre les traigo la mejor seleccion de articulos de la red

1
¿Quién no se ha visto sorprendido alguna vez por una pregunta aguda de un niño?, de esas que se hacen a su vez preguntarte, ¿cómo no se me había ocurrido esa pregunta? La curiosidad, el afán de conocimiento es algo innato a nuestra especie y se pone más de manifiesto en la niñez. Es esa época de la vida en la que se absorben datos y experiencias como una esponja. Es en esa etapa cuando se hacen preguntas cruciales. Dudas como ¿por qué vemos el cielo azul o por qué las plantas son verdes y no de otro color? pueden parecer ingenuas, pero son muy complicadas de responder. De hecho en su respuesta están algunas de las claves que ayudan a entender la biofísica de la naturaleza.

Sin embargo cuando nos hacemos adultos esa curiosidad innata parece desaparecer en muchas personas. La mayoría deja de preguntar con ese afán. Ya sea por timidez o por una falsa seguridad, la adolescencia hace que la curiosidad en lo que nos rodea disminuya. Pasear con un niño por el campo o por un museo implica un bombardeo constante de cuestiones de todo tipo. Sin embargo, con individuos adultos la cosa cambia. Lo incomprendido sigue ahí: minerales, animales, plantas, estrellas, nubes, estatuas, civilizaciones; todo eso que ni el más experto conoce completamente. Sin embargo, son los niños los que señalan hacia lo desconocido con más afán.

La duda es la base del conocimiento, cada dato que conocemos ha venido precedido de una pregunta. De hecho los grandes genios no sólo se caracterizan por mirar más allá y encontrar soluciones geniales, sino por plantearse preguntas que nadie se había hecho antes. En cierto sentido los genios siguen acompañados de ese niño que hace preguntas impertinentes, esa cuestión que parece no tener respuesta.

Pienso que un aspecto importante que debe cuidar la educación es el de la duda, estimular la capacidad de hacer preguntas y, con el tiempo, ir enseñando los mecanismos para encontrar respuestas a las mismas. O estimularles a que ellos mismos creen los caminos para encontrar las respuestas. Hay preguntas para los que no conocemos la respuesta, incluso estamos tan lejos que ni siquiera sabemos cuál es el camino para obtenerla. Inventar primero ese camino es la forma de alcanzarla. ¿Y cómo se llega a esa estimulación? Mirando a los clásicos, contemplando qué aspectos cuidaban en su educación. Los griegos plantearon campos multidisciplinares, enseñando a la vez matemáticas y filosofía, ciencias naturales e historia, literatura y arte. Realizando una educación integral. Todo ello moldea el cerebro, sin cerrarlo a ningún campo del saber. ¿Ciencias o letras?: ciencias y letras. Llenos de contenidos y de estímulos para que aprendan las herramientas para plantear dudas y buscar las respuestas.

Los nuevos planes de estudio indican que se va a ir por otro camino: preferencia por lo utilitario y las aplicaciones de las diferentes disciplinas. Se olvida el propio saber y su razón del ser: el pensamiento y la duda, algo que nos distingue a los humanos del resto de organismos de la biosfera. Pero ahora quiere prevalecer el rédito y la aplicación. Da la sensación de que sólo aquello que se puede aplicar y da dinero tiene cabida. Me acuden a la mente nombres como Newton, Galileo, Copérnico, Darwin, Einstein. Cambiaron el mundo con sus descubrimientos, cambiaron mucho más que eso, cambiaron la imagen que tenemos de nosotros mismos y de nuestro entorno. Fueron revolucionarios. No buscaban aplicaciones, sólo conocimiento, desentrañar los misterios del cosmos. Y no estaban encasillados en sus disciplinas, también estaban interesados en el arte, la literatura: pintaban, tocaban algún instrumento, se extasiaban ante una gran obra musical, escribieron libros. La formación artística, lejos de ser un estorbo como algún ministro de educación ha perpetrado manifestado, es un complemento más de esa cultura en la que hay que introducir al alumno. Todo ello parece pasado de moda, y sólo lo aplicado interesa. Confío en que al menos algunos jóvenes sigan siendo curiosos, que levanten los ojos de su tablet cuando estén en el campo y se pregunten por qué hay personas que siempre están sanas, mientras otras enferman continuamente o dónde apareció el primer organismo vivo en la Tierra. Preguntas que parecen ingenuas, pero cuyas respuestas revolucionarían la ciencia.

Entradas relacionadas:

* La educación, la mejor vacuna contra la pseudociencia

* Algo falla en el sistema educativo occidental

* Susto o muerte

* Nunca como ahora ha habido tanta divulgación científica, y a la vez tanto desinterés por la ciencia

* Educadores estadounidenses consiguen que la enseñanza de la evolución avance

Via:
La Ciencia y sus Demonios


Médicos que llaman a los antivacunas por su verdadero nombre: ¡imbéciles!


A ver que opinan de este post que me encontre en la red

Anti-Vaxxer antivacuna muertePues sí, ya era hora de llamar a las cosas por su nombre. En este brevísimo video diferentes médicos estadounidenses explican clara, concisa y muy ácidamente porque se debe seguir vacunando a los niños y no hacer caso a charlatanes ignorantes y estafadores que saben tanto de medicina como de física nuclear. Así que por favor sigan el consejo de los verdaderos profesionales y no se dejen estafar por cuentos chinos de pseudomedicinas holísticas, que luego pasa lo que pasa y se acaba en tragedia.

Entradas relacionadas:

* Las tasas de vacunación en Hollywood son similares a las de Sudán del Sur 

* La importancia de las vacunas

* El movimiento antivacunas amenaza la salud mundial

* Política y religión aliadas para impedir la vacunación contra el virus de la polio y su erradicación

* Nuevos hallazgos sobre memoria inmunológica, hipótesis de la higiene y vacunación

* Sencillo manual práctico para saber cuando existe un verdadero debate científico

* Vacunas para todos 

* ¡Sigue la moda: contagia a tu hijo el sarampión!

* ¿Por qué seguir vacunando contra el sarampión? o como morir de éxito

* ¡Vuelva a las cavernas: no vacune a sus hijos!

* La mayor estafa sanitaria de todos los tiempos puede acabar poniendo en riesgo la salud mundial

* La religión como vector de transmisión de enfermedades

* La irresponsabilidad de los sanitarios no vacunados

* La erradicación de la viruela como paradigma del éxito de la vacunación

Via:
La Ciencia y sus Demonios


Si no echamos el freno pronto, nos vamos al garete


Me parecio interesante esta informacion y la comparto con mis lectores

0
Estamos en el tercer planeta de un sistema solar localizado en el extremo de una galaxia que los terrícolas llaman Vía Láctea. Desde lejos parece una mota de polvo azulada, pero si nos acercamos lo suficiente podremos escuchar la música que sale de él. Los habitantes siguen tocando y danzando en su viaje alrededor del Sol igual que la orquesta del Titanic alegraba la noche a unos pasajeros que no eran conscientes de su destino.

Al igual que el Titanic, los humanos nos encaminamos de frente hacia el iceberg y, en lugar de girar el timón y limitar nuestra velocidad, ponemos las máquinas a todo lo que den de sí. La colisión se antoja inminente, pero la música cada vez se oye desde más lejos. Y no estoy hablando de películas de ciencia ficción donde se describen catástrofes apocalípticas sino de lo expuesto en un reciente artículo, escrito por Johan Rockström y colaboradores, publicado recientemente en la revista Science. En dicho artículo se postula que los humanos hemos traspasado una serie de líneas rojas que ponen a nuestra especie en peligro. En concreto se han superado 4 de las 9 que se han marcado como señales de peligro: cambio climático, extinción masiva de especies, adición desmesurada de nitrógeno y fósforo en los ecosistemas y desforestación.

Y aún no hemos cruzado líneas rojas, como la acidificación de los océanos, la reducción de la cantidad disponible de agua dulce para el consumo, la emisión de aerosoles venenosos o la disminución de la capa de ozono aunque, año tras año, nos acercamos a ellas mientras hacemos sonar las sirenas de nuestro gran buque.

Las 9 líneas rojas de nuestro planeta

Las 9 líneas rojas de nuestro planeta

Durante mucho tiempo se ha extendido la idea de que la Tierra puede absorber cualquier perturbación a la que la sometamos. Pero parece que esto no es así. Por ejemplo somos testigos de la llamada sexta extinción; la desforestación avanza de forma implacable por los grandes bosques tropicales del planeta, así en la amazonia se pierde una superficie comparable a Bélgica cada año; la población actual está por encima de los 7 mil millones de habitantes (en 1960 eramos menos de 3 mil millones); se pierden unos 100.000 kilómetros cuadrados al año de tierra cultivable como consecuencia de la actividad humana; se detecta con mayor frecuencia compuestos tóxicos (mercurio, metales pesados, pesticidas) en las cadenas tróficas y en los alimentos que ingerimos, etc. El tamaño del planeta es finito, con lo que por una simple operación matemática resulta fácil de entender que si seguimos añadiendo perturbaciones en los ecosistemas, habrá un momento en el que sobrepasaremos su capacidad de tamponamiento.

Sin embargo seguimos embalados, nada nos para. Eso no quiere decir que no se esté haciendo nada, hay marineros que intentar desviar el rumbo del buque o disminuir su velocidad, para esquivar o chocar con menor violencia contra el iceberg. Pero también hay intereses creados para que nadie haga caso a esos marineros. Hace un par de décadas la industria tabaquera tenía en nómina a políticos, científicos y periodistas que se dedicaban a minimizar las críticas sanitarias sobre el tabaco. Se desprestigió a médicos, grupos de investigación y centros de salud durante años, a pesar de que las publicaciones científicas que relacionaban el tabaco con el cáncer, enfermedades pulmonares y dolencias cardíacas se podían contar por cientos. Igual está ocurriendo hoy con la industria de los refrescos, las petroleras o las farmacéuticas, que tratan de minimizar el efecto del exceso de azúcar refinado sobre la salud, el incremento de polución y de temperatura en el planeta debido al uso desmesurado de los combustibles fósiles o la eficacia y falta de efectos secundarios de algunos de sus productos estrella, respectivamente. Todo ello a pesar de que, en muchos casos, hay centenares de estudios científicos que demuestran lo contrario.

Porque admitir que nuestro barco está en peligro si continuamos con este rumbo no entra en nuestros planes. Nunca lo ha estado. La obra Colapso del geógrafo Jared Diamond nos muestra como una civilización puede desaparecer si avanza con anteojeras. Un ejemplo muy ilustrativo fue el de los habitantes de la isla de Pascua, que esquilmaron la vegetación de la isla y todos sus árboles hasta su propia autodestrucción. A esa falta de perspectiva, o de pasar por alto las llamadas de atención del entorno, se unen los avariciosos propósitos de otros. Algunos ya no se conforman con vivir muy bien y tener asegurado su futuro y el de sus allegados, no. Parece que necesitan mayor riqueza que el producto interior bruto de varios países juntos, acumular tal número de propiedades que difícilmente les dará tiempo a pasar más de un día de su vida en ellas. Ese afán de riqueza desmesurado tampoco es sostenible en un planeta donde los recursos son limitados.

Por tanto bajar la velocidad no parece fácil. Especialmente si la avaricia y la falta de ética en los negocios campan a sus anchas. Los países industrializados han destruido una parte importante de sus ecosistemas, por lo que tampoco tienen una gran fortaleza moral para pedirles a aquellos países de gran patrimonio natural, que dejen de desarrollarse para preservarlo. O se llega a acuerdos que se antojan complejos o seguiremos echando carbón a las calderas del transatlántico. A los humanos no nos falta inventiva, pero mucho me temo que el cambio de rumbo no se producirá hasta que recibamos un aviso serio, porque parece que nadie se acuerda de las generaciones que van a continuar aquí, que al fin y al cabo son nuestros propios descendientes. Espero por el bien de la humanidad que ese aviso no provoque un cataclismo que haga retroceder nuestra civilización varios siglos.

Entradas relacionadas:

* Carl Sagan: “si lo hacemos mal en este planeta no tenemos ningún otro sitio donde ir

* El futuro de la humanidad

* Un mundo cada vez menos sostenible

* Contaminantes peligrosos en el techo del mundo

* El escándalo del desperdicio mundial de alimentos

* El derroche energético más contamínate absurdo

* El inmenso vertedero marino de plásticos

* Calentamiento global y viejas pandemias

* El Climagate ha sido un “reality show” para la galería manejado como una operación de desprestigio

Lee el artículo original aquí:
Si no echamos el freno pronto, nos vamos al garete